Rehabilitación Geriátrica

La rehabilitación geriátrica es una de las tantas especialidades médicas que existen para mejorar la calidad de vida de los adultos mayores. Este tipo de rehabilitación se centra en ayudar a prevenir o reducir el avance de la discapacidad en los ancianos. Gracias a esto, las personas de la tercera edad podrán mantener su independencia y vivir un envejecimiento mucho más placentero.

Si tus padres o abuelos necesitan realizar esta terapia y te gustaría informarte un poco más acerca de ella, estás en el lugar indicado. En el siguiente artículo podrás conocer todas las enfermedades que trata un especialista geriátrico en esta área, además de los costos de las consultas y las mejores opciones que tienes cerca de tu domicilio.

Rehabilitación Geriátrica ¿Qué es?

La rehabilitación geriátrica básicamente es un tratamiento especial para los adultos mayores que sirve para retroceder o prevenir la discapacidad durante la tercera etapa de vida.

Para ello, el especialista geriátrico emplea una serie de ejercicios físicos que el anciano deberá realizar durante las consultas. Estos ejercicios también podrán hacerlos en casa con algún familiar según las indicaciones del médico.

Cabe destacar que esta rehabilitación es llevada a cabo por un fisioterapeuta geriátrico profesional, el cual posee todos los conocimientos necesarios para elegir los ejercicios adecuados según la enfermedad que tenga el abuelo. Por ello es importante seguir cada una de sus indicaciones para así evitar cualquier lesión.

Además de esto, la persona tendrá que seguir un envejecimiento activo para amortiguar el efecto que causa el paso de los años en los ancianos.

El envejecimiento activo no es más que un proceso que tiene el objetivo de ampliar la esperanza de vida saludable de los adultos mientras potencia su productividad y calidad de vida. Esto se logra mediante la optimización de bienestar social, mental y físico.

Dicho proceso está conformado por cuatro elementos fundamentales:

  • Salud mental.
  • Actividad física.
  • Alimentación saludable.
  • Participación social.

Rehabilitación Geriátrica en Adultos Mayores

Durante la tercera etapa de vida, la rehabilitación geriátrica es una parte fundamental en el día a día de cualquier anciano. Ya es ideal para combatir todo tipo de patologías que se puedan presentar debido a la edad o como consecuencia de la inactividad, algo que es muy común en los abuelos por sus limitaciones físicas.

Es importante resaltar que esta terapia también es ideal para estimular las capacidades cognitivas, como la atención, memoria, orientación, etc.

Rehabilitación geriátrica para adultos mayores

En resumen, podríamos establecer los objetivos de esta rehabilitación de la siguiente manera:

  • Recuperar el balance tanto muscular como articular.
  • Mejorar la marcha, el equilibrio y la postura.
  • Promover la participación social de los ancianos a través de la creación de grupos donde puedan realizar actividades en común.
  • Tratar los dolores que pueda tener la persona a raíz de la enfermedad que padezca.
  • Tonificar los músculos con ejercicios específicos según la condición física del adulto mayor.

¿Qué enfermedades trata un Fisioterapeuta Geriátrico?

La rehabilitación geriátrica se lleva a cabo bajo distintos ejercicios físicos adecuados al adulto mayor, ya que esto dependerá de la patología que padezca y las necesidades que presente la persona.

Esta terapia se recomienda en casos de:

Artrosis

La artrosis, también conocida como osteoartritis, es una enfermedad de tipo degenerativa que se origina en las articulaciones. Esta patología se caracteriza por la destrucción del cartílago hialino que se encuentra en la superficie de los huesos.

Dicho cartílago es el encargado de amortiguar y proteger los extremos de los huesos mientras permite un movimiento fluido en la articulación. Cuando se ve afectado por la artrosis pierde todas sus propiedades, por lo que la persona comenzará a sentir mucho dolor en la zona afectada como consecuencia del roce entre los huesos.

Esta enfermedad puede ser tratada con rehabilitación para disminuir los síntomas. En este caso se realizan masajes, estiramientos para mejorar la flexibilidad y magnetoterapia con campos magnéticos especializados.

También se puede aplicar termoterapia superficial, la cual consiste en calentar los tejidos de mayor profundidad con una intensidad de leve a moderado.

Fracturas de cadera

El riesgo de sufrir una fractura de cadera aumenta con la edad, ya que los huesos tienden a debilitarse con el paso del tiempo. Además, los ancianos suelen presentar problemas de equilibrio y fallas en la vista, por lo que esto los hace mucho más propensos a caer.

Esta lesión requiere de una reparación o reemplazo quirúrgico, seguido de una rehabilitación completa realizada por un especialista geriátrico.

Para este caso se aplica una terapia a base de ejercicios físicos especiales para fortalecer los músculos del torso y de la pierna afectada. También se pueden incluir algunos ejercicios de deambulación (caminatas) siempre en compañía del fisioterapeuta hasta que el anciano pueda mantener el equilibrio por su propia cuenta.

Incontinencia urinaria y fecal

La incontinencia tanto urinaria como fecal se refiere a la perdida total del control de las evacuaciones sólidas o líquidas. Esta patología se presenta comúnmente en las personas de la tercera edad, causando malestar e incomodidad en ellas.

Su presencia constante en la tercera etapa de vida se origina a raíz de lesiones en los nervios y músculos de la región pélvica, algo que no les permite trabajar de la forma correcta. A raíz de esto, la persona pierde la capacidad de percibir el deseo o la urgencia de evacuar, por lo que no les da tiempo de ir al baño.

Esta patología también es muy común en casos de diabetes, esclerosis múltiple o accidentes cerebrovasculares.

Para lograr una mejoría es necesario llevar a cabo ciertos programas de rehabilitación de la musculatura del suelo pélvico, acompañado de un entrenamiento de la conducta para que el adulto pueda aprender a retener las heces y la orina nuevamente.

Parkinson

El Parkinson es un trastorno del sistema nervioso central que suele causar temblores y afecta el movimiento de los adultos mayores. Los síntomas de esta patología comienzan gradualmente, por lo que van de menor a mayor con el paso de los años.

En la etapa inicial, el rostro de la persona se mantiene con una expresión leve o nula y muchas veces el habla puede volverse incomprensible. Luego de esto el anciano tendrá problemas para caminar, mover los brazos, etc. Aunque se suele caracterizar por temblores en la mano, esta enfermedad también ocasiona disminución del movimiento y rigidez.

A pesar de no tener cura, la rehabilitación geriátrica puede ayudar a aliviar los síntomas. Para lograr esto, el fisioterapeuta se centra en mejorar la marcha, el equilibrio y la postura del paciente por medio de distintos ejercicios físicos. De igual forma se emplea apoyo psicológico, terapia del lenguaje, ejercicios respiratorios, terapia ocupacional y más.

Alteraciones de la coordinación y el equilibrio

Por lo general la alteración de la coordinación y el equilibro se produce por una disfunción en el cerebelo, el cual se encuentra en la cabeza y se encarga tanto de controlar el equilibro como de coordinar los movimientos voluntarios. Este problema también puede surgir como consecuencia de un accidente cerebrovascular, infecciones cerebrales, accidente isquémico transitorio, etc.

Un adulto mayor con este tipo de alteración tienda a perder el control de sus brazos y piernas, haciendo que sus pasos sean amplios y poco estables aumentando así sus probabilidades de caer al suelo y sufrir una fractura.

Para mejorar esta condición, el fisioterapeuta trabaja en las consultas con el anciano para mejorar su estabilidad y equilibrio con ejercicios y terapias especiales.

Enfermedades que trata un fisioterapeuta geriátrico

¿Cuándo debes acudir a un Fisioterapeuta Geriátrico?

Se debe acudir a una consulta con un fisioterapeuta geriátrico cuando el anciano presente los siguientes síntomas:

  • Dolores en las articulaciones.
  • Rigidez.
  • Dolores musculares.
  • Pérdida de flexibilidad.
  • Problemas para caminar.
  • Limitaciones al momento de realizar actividades cotidianas.
  • Poca fuerza muscular.
  • Falta de coordinación y equilibrio.
  • Incontinencia urinaria y fecal.
Es importante destacar que no necesariamente se debe asistir a una rehabilitación geriátrica en caso de padecer una enfermedad, ya que esta terapia también es ideal para prevenir la aparición de las mismas. Por lo tanto, todo adulto mayor que desee visitar a un fisioterapeuta para mantener un buen estado de salud puede hacerlo libremente.

Costo de una consulta

Dependiendo el tiempo de la consulta, el lugar de atención y los materiales que se utilicen durante la sesión, una consulta de rehabilitación geriátrica en México puede tener un costo de entre $700 y $1200 pesos.

Además de este gasto, también será necesario que inviertas en algunos aparatos médicos que ayuden a reforzar el proceso de curación para que el tratamiento sea mucho más efectivo. Algunos de los más recomendados son:

¿Necesitas más Información?

Fuentes y Bibliografía

Pregunta a tu Doctor

¡Gracias!

Su pregunta ha sido enviada.

Nuestro equipo médico recibe muchas preguntas al día. Trataremos de responder lo antes posible, recibirás un mail con la notificación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe novedades para el adulto mayor