Go to top

Cambios fisiológicos en el Adulto Mayor

Los cambios fisiológicos en el adulto mayor se dan a raíz del envejecimiento y ocurren de forma natural con el paso de los años. Durante dicha etapa, los distintos sistemas y aparatos de la persona comienzan a cambiar y, por ende, tienden a perder una gran parte de su fuerza y capacidad. Debido a esto es muy común que los ancianos desarrollen enfermedades leves o crónicas, pues ya no cuentan con las mismas capacidades que hace unos años atrás y sus órganos poco a poco comienzan a debilitarse. Por lo tanto, con esto podemos concluir que a pesar de que los cambios fisiológicos son un proceso completamente natural, no son buenos para la salud de la persona.

Si quieres conocer un poco más sobre estos cambios y saber exactamente dónde se producen, te invitamos a que continúes leyendo este artículo.

Cambios fisiológicos en el Adulto Mayor por aparatos y sistemas

Los cambios fisiológicos que se producen en el adulto mayor como consecuencia de la vejez son múltiples y muy variados. Sin embargo, los cambios más notables se pueden observar, por ejemplo, en el sistema muscular del anciano. Esto se debe a que durante el envejecimiento la persona comenzará a perder tanto masa muscular como fuerza, por lo que es más propensa a sufrir caídas. Por otro lado, tenemos al sistema nervioso central, el cual sufre una disminución de la memoria y la velocidad de procesamiento de la información. A raíz de dichos cambios, es muy común ver cómo las personas de la tercera edad tienen problemas para recordar ciertas información o para comunicarse. De hecho, suelen desarrollar enfermedades como la demencia o el Alzheimer.

Cambios fisiológicos en el Adulto Mayor

Como anteriormente lo mencionamos, la lista de cambios fisiológicos en el adulto mayor es muy variada. No obstante, los más frecuentes se producen en los siguientes sistemas o aparatos:

  • Digestivo.
  • Tegumentario.
  • Respiratorio.
  • Nervioso Central.
  • Endocrino.
  • Músculo Esquelético.
  • Renal y vías urinarias.
  • Cardiovascular.

Cambios fisiológicos en el sistema digestivo de un Adulto Mayor

Uno de los cambios fisiológicos más importantes que ocurren en el adulto mayor se produce en el sistema digestivo. En este caso los dientes de la persona pierden muchas de sus propiedades y la gran mayoría de ellos se caen. Además, los abuelos también tienden a percibir con menos acierto los sabores salados y dulces. En cuanto a la producción de saliva, debemos destacar que se ve altamente reducida, por lo que en esta etapa de la vida las lesiones y los traumatismos dentales son  muy frecuentes.

En lo que al tubo digestivo se refiere, es importante hablar sobre los aneurismas saculares que se originan en dicha zona. Los cuales, además de causar molestias al comer o beber, pueden ser muy peligrosos para la salud de la persona. Por otra parte, también se produce una disminución en la motilidad del intestino y en la elasticidad de la pared del recto. El primer cambio de estos suele desembocar en estreñimiento u otros problemas de este estilo.

Por último, en la parte gástrica del sistema digestivo del anciano se origina un aumento de la presencia de Helicobacter pylori que a su vez reduce los mecanismos de defensa de la mucosa. Dicha bacteria es capaz de producir úlceras en el estómago si no es controlada a tiempo.

Otro órgano que también se ve afectado durante esta etapa es el páncreas, ya que su función exocrina disminuye poco a poco. Dicha función es primordial para que el organismo pueda descomponer todas las grasas y proteínas que fueron ingeridas. De igual forma, el hígado sufre una disminución de su tamaño, por lo que el adulto mayor tiene grandes posibilidades de desarrollar una insuficiencia hepática.

Cambios fisiológicos en el Adulto Mayor en el sistema tegumentario

El sistema tegumentario hace referencia a la barrera de protección que se encuentra en la piel. Esta barrera, además de definir la estructura de dicho órgano, se encarga de protegerlo contra los agentes externos. Debido a que la piel se encuentra más expuesta a los daños ambientales, es uno de los órganos que sufre mayores cambios durante el envejecimiento.

Entre los distintos cambios fisiológicos en el adulto mayor que suceden a nivel del sistema tegumentario, se destaca el adelgazamiento de la capa externa de la piel, también conocida como epidermis. En el mismo orden de ideas se encuentran las manchas pigmentadas de gran tamaño acompañadas de una piel envejecida. La misma presenta un tono más pálido, es mucho más delgada de lo normal y tiende a ser traslúcida. De igual forma, el tejido de la piel pierde gran parte de su elasticidad y resistencia. Estos cambios son más comunes en las zonas que se encuentran expuestas al sol como los brazos, el rostro y las manos.

Cambios fisiológicos en el sistema tegumentario del Adulto Mayor

En los adultos mayores es muy frecuente ver ciertos hematomas en la piel. Esto ocurre porque uno de los cambios fisiológicos es que los vasos sanguíneos de la dermis se vuelven más frágiles. Algo que permite la presencia de estos hematomas y de algunos sangrados debajo de la piel. Por otro lado, las uñas aumentan su grosor, adoptan un color más opaco y tardan mucho más en crecer.

Como consecuencia de todos estos cambios, los ancianos tienen grandes posibilidades de desarrollar lesiones en la piel. Ya que éste órgano pierde su capa protectora y, por ende, se vuelve más vulnerable. Además de esto, también tienen problemas con el tacto y presentan mayores dificultades para sentir el calor o el frío.

Cambios fisiológicos en el Adulto Mayor en el sistema respiratorio

El sistema respiratorio del adulto mayor experimenta algunos cambios fisiológicos en el envejecimiento, lo cual permite que las funciones de este sistema se vean alteradas. Uno de estos cambios causa que los músculos respiratorios pierdan un gran porcentaje de su fuerza. A raíz de esto, se produce un aumento en la secreción de la mucosa. Por lo que los síntomas de un simple resfriado pueden empeorar y la persona se ve más expuestas a las infecciones bacterianas y víricas. De hecho, en mucho casos es posible que el anciano desarrolle una insuficiencia respiratoria.

Por otro lado, los abuelos deben aplicar un esfuerzo mayor al momento de realizar el proceso de respiración. Pues sus pulmones pierden fuerza y elasticidad, así que necesitarán trabajar un poco más para cumplir con dicho proceso. Este problema también se ve impulsado por la disminución de la elasticidad de los bronquios. Ya que eso también influye de gran manera en la reducción del volumen de aire que circula a través de los pulmones. Como consecuencia de esto, las personas de la tercera edad suelen cansarse con mayor facilidad, sobretodo al momento de hacer ejercicio.

Estos cambios fisiológicos pueden empeorar o acelerarse si la persona en cuestión se encuentra muy expuesta al tabaco o a cualquier otro agente tóxico. Asimismo, el estado de esta condición también dependerá de las enfermedades que padezca el anciano.

Cambios fisiológicos que se producen en el sistema nervioso del Adulto Mayor

Los cambios fisiológicos en el adulto mayor también afectan de gran forma al sistema nervioso. Ya que estas alteraciones hacen que el flujo sanguíneo del cerebro disminuya un 20% y reducen el peso cerebral normal. Dichas condiciones interfieren en la autorregulación de flujo. En cuanto a las funciones del cerebro debemos destacar algunos cambios. Entre ellos se encuentra la disminución de las habilidades para solucionar problemas o concentrarse. Por lo que la gran mayoría de abuelos tienden a distraerse con mayor facilidad. Sin embargo, por lo general el lenguaje no se ve afectado.

A nivel de la memoria es importante resaltar que, en la mayoría de los casos, la memoria a corto y largo plazo se conserva, además de la memoria por reconocimiento. No obstante, esto podría verse alterado si la persona sufre de alguna enfermedad que cause un deterioro mental como lo es el Alzheimer. En el aprendizaje, los ancianos necesitan un poco más de tiempo para aprender y son algo más lentos que las personas jóvenes.

Cambios fisiológicos que se producen en el sistema nervioso del Adulto Mayor

A nivel del sistema nervioso periférico se reducen los reflejos al igual que los puntos dolorosos y la sensación del dolor. Por otra parte, también se originan algunos cambios en los órganos de los sentidos. En el de la visión se puede observar una disminución de su capacidad normal, algo que también ocurre en la audición de forma progresiva. Este último generalmente causa la aparición de ciertas voces y ruidos. Otro de los sentidos que se ve afectado es el olfato, pues las personas de la tercera edad tienen mayores dificultades al momento de distinguir los olores.

Cambios fisiológicos en el sistema endocrino de un Adulto Mayor

A pesar de que los cambios fisiológicos en el sistema endocrino del adulto mayor son muy variados, en este artículo te mostraremos los más importantes. El primero de ellos se produce en la glándula tiroides, ya que disminuye una pequeña parte de la producción de las hormonas tiroideas. Esto es algo que podría causar un hipotiroidismo en la persona, una enfermedad que altera la actividad de dicha glándula y provoca ciertos cambios. Entre ellos se destaca el cansancio, sensibilidad al frío, sequedad en la piel y aumento de peso repentino. En el caso de las mujeres, es muy frecuente que los periodos menstruales se alteren.

La función endocrina del páncreas también cambia y hace que el anciano sea menos tolerante a la glucosa. Esto podría explicar el porqué la diabetes es una enfermedad tan común en las personas de la tercera edad. Otra de las hormonas que también sufre a raíz de los cambios fisiológicos es la dehidroepiandrosterona. Esta hormona es considerada por muchos expertos como la hormona de la juventud. La misma reduce su producción durante el envejecimiento, por lo que los ancianos se vuelven más débiles y su masa muscular es mucho más deficiente.

Muchas veces se utiliza la hormona del crecimiento para mejorar los problemas de masa muscular en el anciano, algo que puede brindar una sensación de bienestar. Sin embargo, esto puede provocar algunos efectos secundarios que van desde la intolerancia a la glucosa hasta el síndrome del túnel carpiano. Dicho síndrome causa entumecimiento, debilidad, hormigueo y daño muscular en las manos y los dedos.

Cambios fisiológicos que se producen en el sistema músculo esquelético del Adulto Mayor

Entre los 30 y 80 años de la vida de una persona la masa muscular de la misma puede reducirse desde un 30% hasta un 40%. Por lo que este proceso no se desarrolla de forma lineal sino progresivamente con el aumento de la edad. Debido a esto, las unidades motoras y las fibras de los músculos también se reducen junto a la fuerza muscular. Además, la poca producción de la hormona del crecimiento también influye en la disfunción muscular.

A nivel de los ligamentos y tendones, el proceso de remodelación se vuelve mucho más lento. Estas alteraciones hacen que las personas de la tercera edad tengan mayores probabilidades de sufrir ciertas enfermedades como consecuencia de la disminución de la masa ósea. Entre dichas condiciones de salud se destaca la osteoporosis, una enfermedad que provoca la disminución de la densidad de la masa ósea. Lo cual hace que los huesos sean más frágiles, porosos y tengan menos resistencia ante los golpes. Generalmente esta enfermedad suele originarse en los huesos de las vértebras, caderas y fémures. Otra condición muy frecuente en este caso es la osteomalacia, una condición que ablanda los huesos y en muchos casos se produce por la falta de vitamina D. Dicha vitamina es muy importante para que el cuerpo pueda absorber el calcio y así fortalecer los huesos.

Cambios fisiológicos en el Adulto Mayor en el sistema renal y las vías urinarias

Los cambios fisiológicos en el adulto mayor también afectan a los riñones durante el envejecimiento. Sin embargo, estas alteraciones no suelen notarse con mucha facilidad debido a la fortaleza de estos órganos a no ser que exista alguna patología que los afecte directamente. Algo que podría desencadenar en una insuficiencia renal. Además de esto, dicha insuficiencia también podría verse potenciada por la escasez de nefrones, los cuales desaparecen en un 50% entre los 30 y 70 años. Los nefrones son una estructura de los riñones que se encargan de purificar la sangre para así absorber los nutrientes necesarios de las sustancias ingeridas y desechar el resto a través de la orina.

Cambios en el sistema renal y en las vías urinarias por el envejecimiento

En el caso de las vías urinarias, es importante resaltar que los ancianos tienen grandes posibilidades de desarrollar cálculos, sobretodo las mujeres. Debido a que con la edad la producción de estrógenos comienza a disminuir, algo que daría paso a la aparición de estos cálculos. En cuanto a los hombres, la glándula prostática puede aumentar su tamaño con el paso del tiempo, por lo que también pueden sufrir una obstrucción en las vías urinarias.

Cambios fisiológicos en el sistema cardiovascular del Anciano

Identificar los cambios fisiológicos que se originan en el sistema cardiovascular es un proceso muy complejo. Pues es difícil distinguir entre los cambios producidos por ciertas enfermedades y los que aparecen con el envejecimiento. A pesar de esto, uno de los cambios más notables sucede en el corazón. Ya que es muy común que este órgano aumente su peso y tamaño luego de los 70 años. Dicha alteración podría provocar la aparición de una insuficiencia cardíaca o cualquier otra enfermedad que afecte al corazón.

Cambios fisiológicos en el sistema cardiovascular del Anciano

Con respecto a la membrana que recubre el interior de las cavidades del corazón, también conocida como endocardio, debemos decir que se genera una disminución de la misma. Por lo que es muy frecuente que las personas de la tercera edad presenten arritmias.

Las arterias por lo general tienden a crear mayores depósitos de grasas, sobretodo si el anciano presenta un nivel de colesterol alto. Como consecuencia de ello, aumenta el riesgo de padecer una cardiopatía coronaria, la cual estrecha los vasos sanguíneos y dificulta el riego de la sangre y el paso del oxígeno al corazón.

Todas estas condiciones hacen que el corazón se vuelva mucho más vulnerable, por lo que no es capaz  de adaptarse al estrés. Es por esta razón que los expertos recomiendan que los adultos mayores lleven un estilo de vida tranquilo para así evitar que éste órgano trabaje más de lo necesario.

¿Necesitas más Información y Ayuda?

Fuentes de Información

Instituciones de Ayuda al Adulto Mayor

Recibe novedades para el adulto mayor