Nutrición en el Adulto Mayor


¿Qué es la Nutrición en el Adulto Mayor?

El concepto de nutrición, tanto en el adulto mayor cómo en cualquier persona corresponde al proceso de ingesta de alimentos que cubra las necesidades dietéticas del organismo para que este se mantenga saludable. Durante dicho proceso, el organismo absorbe los nutrientes del alimento para reparar todas aquellas zonas que estén deterioradas en su interior, lo cual le permite mantener un buen funcionamiento. Por esa razón es fundamental llevar a cabo una dieta sana y equilibrada para llevar una vida saludable. En el caso de los adultos mayores es muy importante mantener una buena nutrición que garantice la salud y las funciones normales del cuerpo.

¿Qué es la nutrición?

¿Por qué es tan importante la Nutrición en el Adulto Mayor?

La nutrición en el adulto mayor es muy importante porque durante esta etapa de la vida se experimentan distintos cambios fisiológicos y sociales que afectan de forma directa al estado nutricional de la persona. Entre estos cambios se puede destacar la pérdida o el deterioro de los sentidos, reducción de la salivación, dificultades para masticar bien los alimentos, disminución progresiva de la masa muscular, falta de energía, etc.

Por ello, es necesario seguir una dieta equilibrada, baja en calorías y rica en fibras, proteínas, calcio, vitaminas, hierro y muchos otros minerales, ya que estos elementos le serán de gran ayuda al adulto mayor para contrarrestar los cambios que produce la vejez, afrontar su vida cotidiana con más energía y a su vez prevenir todo tipo de enfermedades que puedan aparecer como consecuencia de la edad.

Importancia de la Nutrición en el Adulto Mayor

¿Qué es la Desnutrición en Adultos Mayores?

La desnutrición es una enfermedad que se origina cuando la persona tiene una dieta inadecuada de la cual el organismo no pueda obtener los nutrientes necesarios para mantener su correcto y debido funcionamiento. Si esto ocurre, el cuerpo de la persona de la tercera edad comenzará a gastar más calorías de las que consume y, por ende, se sentirá mucho más cansada e incluso es posible que desarrolle una serie de enfermedades como consecuencia de ello.

¿Qué es la desnutrición?

Por otro lado, la desnutrición puede manifestarse en dos tipos distintos:

  • Desnutrición proteica: Ocurre cuando se lleva a cabo una dieta baja en proteínas y donde principalmente se consumen carbohidratos. Esto provoca distensión abdominal, mayor probabilidad de contraer infecciones, problemas en el hígado, alteraciones en la piel.
  • Desnutrición calórica: Este tipo de desnutrición se presenta en aquellas personas que no comen la cantidad de alimentos necesarios para el día a día, lo cual produce una serie de síntomas que van desde la pérdida de tejido graso hasta una delgadez muy elevada, cansancio extremo y pérdida de energía para realizar las actividades diarias.

La desnutrición se puede medir a través de la relación entre el peso y la talla de la siguiente forma:

  1. Leve: Una persona con este tipo de desnutrición cuenta con un peso normal para su edad mientras que su talla es inferior a la que normalmente debería tener.
  2. Moderada: En este caso se tiene un peso menor al adecuado acorde a la estatura.
  3. Grave: Esta situación es crítica y conlleva a un riesgo de muerte para la persona. Sucede cuando el peso es un 30% inferior al que debería ser.
  4. Carencia de vitaminas y minerales: Este último tipo de desnutrición causa un cansancio extremo en la persona mayor y disminuye sus defensas. Es muy grave que una persona de la tercera edad tenga este tipo de padecimiento pues le puede ocasionar enfermedades y complicaciones de las mismas.

¿Cuáles son los Síntomas de la Desnutrición en Adultos Mayores?

La desnutrición en el adulto mayor se manifiesta bajo los siguientes síntomas:

  • Pérdida de peso no intencionada en grandes porcentajes durante los últimos meses.
  • Disminución de la masa muscular que se puede apreciar si se notan los brazos o las pantorrillas más delgadas de lo normal.
  • Pérdida del apetito.
  • Pérdida de fuerza en los músculos. Se puede detectar al intentar agarrar un objeto o levantar algo de peso.
  • Tos y atragantamientos constantes al comer o beber.
  • Mayor cansancio al levantarse, caminar o al hacer cualquier otro tipo de actividad que realiza en el día.
  • Fatiga.
  • Cura prolongada de pequeños cortes o heridas.
  • Vértigos.
  • Irritabilidad.
  • Depresión.
  • Diarrea o estreñimiento.
  • Resequedad en la piel y el cabello.

síntomas de la desnutrición en adultos mayores

¿Qué Causa la Desnutrición en el Adulto Mayor?

La desnutrición puede surgir como consecuencia de:

  • Trastornos alimentarios.
  • Mala alimentación.
  • Problemas para absorber los nutrientes de los alimentos.
  • Deficiencia de vitaminas en el organismo.
  • Diarreas.
  • Coma.
  • Dificultad para digerir alimentos.
  • Alcoholismo.
  • Vómitos constantes.
  • Depresión.
  • Diabetes mellitus.
  • Enfermedades gastrointestinales.
  • Celiaquía.

Causas de la desnutrición en el adulto mayor

Además de estas causas, la desnutrición también puede darse como resultado de algunas circunstancias sociales tales como la hambruna y la pobreza, dos elementos que influyen de manera directa en el estado nutricional de cualquier persona.

¿Qué problemas de salud puede ocasionar la Desnutrición en Adultos Mayores?

Toda persona de la tercera edad que padezca de desnutrición tendrá la posibilidad de desarrollar cualquiera de los siguientes problemas de salud:

  • Pérdida de masa muscular en el corazón y en otros músculos del cuerpo.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Infecciones intestinales y respiratorias.
  • Anemia.
  • Problemas de memoria y retención de la información.
  • Debilidad y fragilidad en los huesos.
  • Irritación y sangrado dental.
  • Edemas.
  • Problemas mentales.
  • Disfunciones hepáticas y pancreáticas.
  • Problemas renales.
  • Sistema inmune deficiente.
  • Piel poco elástica y propensa a rasgaduras.
  • Pérdida de peso involuntaria.
  • Cansancio.

Consecuencias de la desnutrición en adultos mayores

¿Qué hábitos se deben seguir para tener una buena Nutrición en el Adulto Mayor?

Durante la etapa de envejecimiento, el organismo de la persona comienza a exigir la ingesta de ciertos nutrientes que le permitan cubrir todas las necesidades nutricionales que son vitales para que el anciano tenga una vida saludable. Por esa razón, se deben seguir los siguientes hábitos que cumplen con dichas necesidades y que son ideales para tener una buena nutrición en el adulto mayor:

  • Reducir el consumo de las grasas saturadas que se encuentran tanto en los embutidos como en las carnes rojas y aumentar las grasas con ácidos esenciales como el omega-3 y omega-6. Estos ácidos están presentes en las sardinas, salmones y distintos tipos de pescados.
  • Seguir una dieta variada que cuente con todos los nutrientes que favorecen a la correcta nutrición.
  • No cocinar las verduras en exceso.
  • Evitar comprar alimentos precocinados y envasados.
  • Aumentar el consumo de grasas vegetales a través del aceite de oliva, coco, palmiste o palma.
  • Incrementar el consumo de legumbres, frutas, cereales y vegetales, ya que estos elementos están compuestos por vitaminas, minerales y fibras, los cuales forman parte de los nutrientes más importantes para evitar el estreñimiento y mantener la motilidad intestinal.
  • Masticar bien los alimentos y comer despacio.
  • Sólo consumir leche y otros derivados lácteos si están desnatados o semidesnatados.
  • Limitar el consumo tanto de azúcar como de sal.
  • Ingerir de forma frecuente alimentos ricos en calcio y vitamina D.
  • Beber abundante agua en pequeñas cantidades durante el día, sobre todo después de las comidas.
  • En caso de tener problemas para masticar, se recomienda elaborar zumos, purés, carne picada, cremas, etc.

Hábitos para tener una buena nutrición en el adulto mayor

Si quieres conocer otros hábitos saludables para el adulto mayor, te recomendamos también leer nuestro artículo: Salud en el Adulto Mayor.

¿Cuáles son los nutrientes más importantes para la Nutrición en el Adulto Mayor?

Algunos nutrientes, además de contribuir con la nutrición en el adulto mayor, son una opción ideal para prevenir un estado carencial o la presencia de una enfermedad crónica que ponga en riesgo la vida del anciano. Entre ellos se destacan los siguientes junto a la ingesta recomendada:

  • Energía: Valores múltiplos de entre 1,4 y 1,8 ayudan a mantener el peso corporal.
  • Cromo: 50 µg/día.
  • Cobre: Se recomiendan valores de 1,3 – 1,5 para personas mayores.
  • Calcio: Una ingesta de 800 – 1200 mg/día de calcio junto a vitamina D es muy beneficiosa para fortalecer los huesos, sobre todo para la columbra cervical, lumbar y el fémur.
  • Magnesio: Las personas mayores de 65 años de edad deben consumir 225 – 280 µg/día.
  • Hierro: 10 µg/día tanto para los hombres como para las mujeres mayores.
  • Grasas: Las personas de la tercera edad con un tipo de vida sedentario sólo deben consumir un 30% de grasas, mientras que las personas activas pueden tener una ingesta de 35% de grasas.
  • Folato: Una dosis de 400 µg/día mantiene una concentración saludable de homocisteína.
  • Vitamina A, B12, C, D, E, K: 100-400 µg/día.
  • Proteínas: 0,9–1,1 g/kg.
  • Selenio: 50–70 µg/día.
  • Riboflavina: El porte nutricional recomendado de riboflavina para las mujeres es de 1,1 mg mientras que para los hombres es de 1,3 mg.
  • Zinc: La ingesta necesaria de zinc es de: 7,0 mg/día para los hombres y 4,9 mg/día para las mujeres.

¿Qué alimentos debe consumir el adulto mayor?

Para tener una buena nutrición en el adulto mayor es necesario incluir algunos alimentos en la dieta alimenticia y reemplazar otros que no sean beneficiosos para mantener una vida saludable. A continuación, se muestran algunas sugerencias de consumo para los nutrientes y alimentos que pueden incluirse en la dieta de las personas de la tercera edad y aquellos que no deben estar:

  • Carnes: Es necesario comprar carne con poca grasa y evitar los huesos porque estos no alimentan. Sin embargo, es preferible reemplazar las carnes rojas por carne vegetal, legumbres, atún, huesos o salmón en conserva, ya que estos alimentos aportan una mayor cantidad de nutrientes y son más sanos.
  • Fibra: Consumir con regularidad alimentos ricos en fibra como, por ejemplo, las frutas, legumbres, verduras crudas, cereales integrales y pan, puesto que es un elemento de gran ayuda para mejorar la digestión y bajar el colesterol.
  • Huevos: Se recomienda consumir entre 1 y 2 huevos a la semana.
  • Dulces: Evitar el consumo.
  • Agua: Durante el día es importante beber entre 6 y 8 vasos de agua.
  • Té y café: Tanto el té como el café alteran el sueño y contribuyen a la deshidratación de la persona mayor, por eso, es importante disminuir su consumo.
  • Sal: Se aconseja lavar aquellos alimentos que contengan mucha sal como el atún en conserva, las aceitunas, etc..
  • Aceites: Es preferible utilizar aceites vegetales.
  • Alcohol: Los ancianos que consuman bebidas alcohólicas deben limitar su ingesta a no más de una copa de vino tinto al día. Es importante saber que este líquido interfiere en el efecto de los medicamentos y produce varios problemas en la salud.
  • Hábitos: De ser posible, es importante comer por lo menos 4 comidas al día.

¿Cuáles son las sugerencias de consumo para los nutrientes y los alimentos?

¿Qué recomendaciones nutricionales basadas en la alimentación aporta la OMS?

En el año de 1996, la Organización Mundial de la Salud y la FAO se unieron para establecer los lineamientos generales de salud que deben seguir los adultos mayores. Aquí sus recomendaciones:

  • Limitar todos aquellos alimentos tradicionales que contengan muchas conservas.
  • Aumentar el consumo de hierbas y especias.
  • Comprar alimentos ricos en nutrientes como, por ejemplo, las carnes magras, el pescado, hígado, productos de soja, huevos, productos con levadura, hortalizas, frutas, cereales integrales, semillas, nueces y productos lácteos hipograsos.
  • Disminuir la ingesta de alimentos recreativos como postres.
  • Consumir grasa a través de alimentos enteros como las semillas, nueces, frijoles, pescados grasos y aceitunas.
  • Tomar líquidos y alimentos con alto contenido de agua para evitar la deshidratación.

Dietas Nutritivas para Adultos Mayores

Tanto el desayuno como la comida  y la cena son las comidas más valiosas durante el día a día de las personas. Actualmente se pueden encontrar una gran cantidad de dietas saludables y a modo de ejemplo mostramos algunos menús saludables basados en las recomendaciones antes dadas:

Desayunos:

  1. ½ vaso de jugo de fruta natural, ½ unidad de pan integral conmolida y 1 taza de leche con té o chocolate en polvo.
  2. ½ vaso de jugo de fruta natural, arroz con leche y 1 taza de té.
  3. Compota de ciruela, 4-5 galletas de soda con mermelada y 1 taza de café con leche.

Almuerzos:

  1. Ensalada de lechuga con huevo duro, manzana y pechuga de pollo.
  2. Crema de chayote, pescado cocido con 1 papa y ensalada de fruta.
  3. Ensalada de atún con lechuga, lentejas guisadas y 1 porción de flan.
  4. Sopa crema de espárragos, charquicán de verduras y 1 fruta con miel.
  5. Ensalada de zanahoria rallada con pasas, cazuela de pavo o pollo y 1 fruta.

Cenas:

  1. Pescado al vapor con 1 papa cocina, verduras de la estación y puré de ciruelas.
  2. Sopa crema de verduras y sémola con leche.
  3. Sopa crema de verduras y compota de frutas.
  4. Atún con espinacas.

¿Cómo mantener la Nutrición en el Adulto Mayor en caso de tener algún problema de salud?

Existen algunos problemas de salud que no se deben mezclar con ciertos alimentos porque estos podrían empeorar los síntomas de los mismos. Por esa razón, se recomienda seguir al pie las siguientes recomendaciones dietéticas para mantener la nutrición en el adulto mayor según sea el problema del cual se padezca:

Estreñimiento

El estreñimiento se caracteriza por reducir el peso y número de las deposiciones, además de provocar dolor de cabeza, flatulencia, irritabilidad y falta de apetito. Recomendaciones dietéticas:

  • Consumir alimentos ricos en fibra con bastante frecuencia.
  • Evitar el pan recién horneado y las verduras flatulentas.
  • Cocinar bien la pasta.
  • No ingerir alimentos ricos en taninos como el vino tino, té, manzanas, etc.
  • Beber abundante agua.

El estreñimiento en los adultos mayores

Estómago delicado

Las personas que tenga un estómago delicado y que continuamente desarrollen afecciones a raíz de dicho problema, deben:

  • Evitar cualquier tipo de alimentos que provoquen flatulencias e hinchazón como, por ejemplo, el pimiento crudo, cebolla, alcachofas, col, coliflor, carnes cocinadas dos veces, embutidos grasos, etc.
  • Beber líquidos después de las comidas para no sobrecargar el estómago.
  • Masticar bien los alimentos.
  • Añadir a la dieta alimenticia elementos como la pasta, papa hervida, sémola, arroz, verdura cocidas, pescado blanco y frutas sin piel.

¿Qué recomendaciones dietéticas deben seguir los ancianos con estómago delicado?

Dificultad para masticar

Otro de los problemas que puede presentar el anciano es la dificultad para masticar. La misma puede originarse como consecuencia de la falta de piezas dentales o prótesis inadecuadas, por lo que la persona afectada debe consumir alimentos blandos tales como:

  • Verduras en puré o cocidas enteras.
  • Pan de molde o galletas remojados en leche.
  • Arroz.
  • Pasta.
  • Sémola.
  • Sopas de verdura cocida.
  • Agua.
  • Zumos.
  • Batidos lácteos.
  • Lentejas.
  • Garbanzos.
  • Arvejas.

Recomendaciones para los adultos mayores con dificultad para masticar

Dificultad para tragar sólidos o líquidos

Por otro lado, la disfagia dificultad para tragar sólidos o líquidos se caracteriza por producir una incoordinación o debilidad en los músculos de la garganta y boca. Esto le impide a la persona masticar los alimentos.

Recomendaciones dietéticas:

  • Evitar los alimentos dulces, los zumos y los productos lácteos si existe un exceso de formación mucosa.
  • Consumir los alimentos a temperatura ambiente.
  • No ingerir alimentos que se adhieran al paladar.

Recomendaciones dietéticas para los ancianos con dificultad para tragar

Flatulencia

La flatulencia origina un exceso de gases en el intestino que a su vez producen distensión abdominal y espasmos intestinales.Dicha complicación se puede evitar de la siguiente forma:

  • Aumentar el consumo de yogurt ya que ayuda a equilibrar la flora del intestino.
  • Reemplazar el café y el té por anís o infusiones de menta.
  • Evitar las verduras flatulentas y las legumbres cocinadas enteras con ingredientes grasos de origen animal.
  • Masticar bien los alimentos.
  • Comer y beber despacio.
  • Utilizar hierbas aromáticas que ayudan a la digestión como la salvia, hinojo, romero, tomillo, toronjil, etc.

¿Necesitas más Información y Ayuda?

Fuentes y Artículos

Te podría interesar

Semanas Cotizadas para Pensión en la Vejez

Recursos y Ayudas al Adulto Mayor durante la Cuarentena

Afasias en el Adulto Mayor

Síntomas de neumonía

Ejercicios de Atención para Adultos Mayores

¿Para qué sirve el Ácido Fólico en Adultos Mayores?

Manejo Positivo de Emociones al Confirmar COVID-19 en Adultos Mayores

Programas para adultos mayores

Instituciones de Ayuda al Adulto Mayor

INAPAM
BIENESTAR
SIBISO
DIF
IAAM

Encuentra para tu Adulto Mayor

Recibe novedades para el adulto mayor