Go to top

Depresión en el Adulto Mayor

¿Qué es la Depresión en el Adulto Mayor?

La depresión en el adulto mayor es un tipo de enfermedad mental que ataca directamente a las emociones y al estado de ánimo. En estas personas acontecen sentimientos de ira, tristeza, pérdida o frustración que interfieren en su vida durante un periodo de tiempo que puede ir de varias semanas hasta incluso meses. Este es un problema que, a pesar de estar generalizado en los adultos mayores, no es causado por el envejecimiento.

La depresión puede tener diferentes causas, pero es importante destacar que la misma está relacionada con la disminución del neurotransmisor conocido como serotonina, cuya función principal es la de regular el sueño y las emociones de bienestar. Al producirse un decrecimiento del mismo, se generan unas serie de alteraciones donde destacan principalmente la baja de voluntad y los sentimientos de tristeza.

Tener depresión no es lo mismo que estar triste. Una persona puede estar triste durante mucho tiempo por algún acontecimiento de su vida, cómo por ejemplo la pérdida de un familiar cercano, pero esto no quiere decir que todas las personas con tristeza estén deprimidas, o que la depresión se cura de la misma forma que se ayuda a tratar las emociones de tristeza.  

¿Qué causa la Depresión en el Adulto Mayor?

En el caso de los adultos mayores, los episodios de depresión suelen ser provocados por cambios muy bruscos en su vida actual o por padecimientos físicos. Incluso podría empeorar la situación si ya existe una depresión durante el cambio o el desarrollo de la enfermedad.

A continuación, se listan los factores de riesgo más comunes de la depresión.

  • Enfermedades que afectan al corazón.
  • Trastornos en la glándula tiroides.
  • Dolores o enfermedades de larga duración y de progresión lenta como la diabetes, los infartos y las enfermedades respiratorias.
  • Mudarse a un asilo para adultos mayores.
  • Abandono o maltrato por parte de sus hijos o cualquier otro familiar.
  • Cáncer.
  • Accidentes cerebrovasculares.
  • Muerte de alguna persona cercana como su pareja o amigos.
  • Demencia.
  • Mal de Parkinson.
  • Necesidad de dependencia para realizar ciertas tareas como comer, conducir, bañarse, vestirse, etc.
  • Dormir mal.
  • Tener alguna discapacidad física o mental.
  • Tomar drogas o bebidas alcohólicas en grandes cantidades.
  • Padecer de una enfermedad crónicas o de larga duración como, por ejemplo, diabetes, enfermedades del corazón o cáncer.
  • Sentirse solo.
  • Aislarse de la sociedad.
  • Sufrir de una enfermedad cerebral.
  • Consumir ciertos medicamentos.
  • Haber pasado por un acontecimiento muy estresante en su vida como un divorcio, la pérdida de un familiar o tener la responsabilidad de cuidar a una persona con una enfermedad crónica.
  • Fumar.
  • Ser mayor de 90 años.
  • Vivir solo.
  • Necesitar de alguien para realizar las tareas básicas del día a día.

Cabe destacar que cumplir con algunas de estas características no determina el padecimiento de la enfermedad, pero los estudios han demostrado que éstas personas son mas propensas a sufrir depresión.

Causas de la depresión en los ancianos

El Abandono Familiar y la Depresión en el Adulto Mayor

En la gran mayoría de los casos, la depresión en el adulto mayor puede ser provocada por el abandono familiar, ya que al ser desamparados por sus seres queridos en algún asilo y en los peores casos, en la calle, los ancianos suelen experimentar una tristeza muy profunda y desarrollar depresión.

Los adultos mayores son una población muy propensa al suicidio cuando son abandonados, ya sea en una casa hogar o cuando son descuidados en sus propios hogares. De hecho, un especialista estadounidense experto en la depresión del adulto mayor, aseguró que aproximadamente el 60% de las personas de la tercera edad que se encuentran en los asilos sufren de depresión.

Desafortunadamente este es un problema que afecta la vida de miles de ancianos alrededor de todo el mundo, por esa razón es muy importante estar al tanto de su salud tanto física como emocional. El prestar atención a los síntomas de forma temprana puede ayudar muchísimo a evitar el sufrimiento de una persona y atenderla antes de que sea demasiado tarde.

¿Cuáles son los tipos de Depresión en el Adulto Mayor?

Actualmente existen varios tipos de depresión, pero las que se presentan con mayor frecuencia en la población mayor son los siguientes:

  • Trastorno depresivo persistente: estos síntomas son leves, pero en la mayoría de los casos duran, como mínimo, dos años. Se presentan a través de la baja autoestima, desesperanza, cansancio, tristeza, falta de energía, sensación de vacío, sentirse incapaz, problemas para dormir, enojo excesivo, falta de energía y disminución de la productividad.
  • Depresión grave o mayor: : este tipo de depresión en concreto presenta los siguientes síntomas: agitación, fatiga, irritabilidad, aislamiento, inutilidad, pérdida de interés en las actividades que alguna vez disfrutaba y falta de energía. Estas interfieren en varias de las actividades diarias que realiza la persona como, por ejemplo, dormir, trabajar, comer, concentrarse, relacionarse con su círculo social o familiar, etc. Se puede presentar en uno o varios episodios durante toda la vida.
  • Depresión menor: el último tipo de depresión común sólo aparece por un corto periodo de tiempo acompañado por ciertos síntomas como la pérdida o aumento de peso, cansancio, dificultad para conciliar el sueño, irritabilidad, odio a sí mismo y culpa, los cuales no son tan fuertes como en los dos casos anteriormente mencionados.

Si notas que varios de estos síntomas se presentan de forma frecuente en algún familiar o amigo cercano, te recomendamos que no los dejes pasar y lo ayudes a buscar ayuda profesional lo antes posible.

¿Cuáles son los síntomas o señales de la Depresión en el Adulto Mayor?

En muchos casos la depresión en el adulto mayor puede no ser diagnosticada correctamente porque muchas personas piensan que la tristeza es un síntoma claro de depresión, pero no siempre es así. En muchos casos la persona deprimida puede ocultar su tristeza de forma eficaz. Por ello, es importante reconocer que existen otras señales, tanto físicas como emocionales, que no son fáciles de ver si la persona afectada no las expresa o si no quiere hablar de sus sentimientos.

Es de suma importancia estar al tanto de los siguientes síntomas que se presentan en esta situación y buscar ayuda en caso de que lo necesite:

  • Estado de ánimo que puede variar cada día entre triste y ansioso.
  • Problemas para conciliar el sueño.
  • Despertarse muy temprano sin quererlo.
  • Dormir demasiado.
  • Pérdida de interés en aquellas actividades y pasatiempos que anteriormente disfrutaba.
  • Sentimiento de irritabilidad o inquietud.
  • Dificultad para recordar ciertas cosas, tomar decisiones en momentos importantes o concentrarse.
  • Falta de esperanza para el futuro.
  • Desánimo constante.
  • Pensamientos muy frecuentes sobre temas muy delicados como la muerte, el suicidio o, en su defecto, intentos de suicidio.
  • Sentimiento de culpa.
  • Falta de autoestima y confianza en sí mismo que no le permite desarrollarse de forma normal en cualquier actividad en la que participe.
  • Poco apetito.
  • Comportamiento compulsivo.
  • Grandes pérdidas de peso sin haberlas planeado.
  • Molestias y dolores físicos en los que se incluyen los calambres, trastornos digestivos y dolor de cabeza. Generalmente, en los casos de depresión en el adulto mayor, dichas molestias no se alivian ni siquiera con tratamiento.
  • Ganas de llorar muy frecuentes.
  • Aislamiento social.
  • Escasez de energía.
  • Sentir que habla más lento o que no puede moverse más rápido.
  • Manifestar sentirse “vacío” una gran parte del tiempo y no saber cómo llenar ese espacio.

La manifestación de estos síntomas por dos semanas seguidas o por mucho más tiempo, puede ser una clara señal de que la persona padezca de depresión.

como tratar la depresion en la tercera edad

¿Qué complicaciones están relacionadas con la Depresión en el Adulto Mayor?

La depresión en el adulto mayor es un trastorno tan grave que puede causar una serie de efectos devastadores si no es tratada a tiempo. Esta es una enfermedad cómo cualquier otra, por lo que empeora con el tiempo si no se trata, y es devastadora no sólo para quien la padece, sino también a todos y cada uno de sus familiares, vecinos y amigos más cercanos.

Algunas de las complicaciones que se desarrollan a raíz de la depresión son las siguientes:

  • Enfermedad o dolor físico.
  • Ansiedad que deriva en fobias sociales y trastornos de pánico.
  • Aislamiento total de su círculo social.
  • Autolesión que va desde cortes hasta golpearse a sí mismo, arrancarse el pelo, quebrarse los huesos, provocarse moretones, quemarse.
  • Muerte prematura por enfermedades.
  • Consumo inapropiado o excesivo de drogas y alcohol.
  • Sobrepeso u obesidad.
  • Peleas familiares.
  • Dificultades en las relaciones personales.
  • Sentimientos suicidas, intentos y en los peores casos, suicidio.

¿Qué estrategias se pueden realizar para prevenir la Depresión en el Adulto Mayor?

A continuación, te presentamos una serie de estrategias que al ponerse en práctica ayudarán a disminuir tanto la ansiedad como la depresión tus familiares de la tercera edad.

Conservar fotos y buenos recuerdos

  • Una simple foto de cualquier familiar o amigo será de gran ayuda para protegerse de la depresión, por ello se recomienda llevar una en la billetera o cartera. Esto se debe a que, gracias a un estudio realizado por varios psicólogos de la Universidad de California, se descubrió que el tan sólo recordar y ver una foto de un ser querido, disminuye el dolor que produce este trastorno a diferencia de cuando se observa cualquier otro objeto o a una persona desconocida.

Dormir bien

  • Es de suma importancia cumplir con las horas de sueño cuando se sufre de depresión, ya que aproximadamente el 80% de las personas que padecen de este trastorno experimentan problemas para conciliar el sueño y, por ende, tienden a sentirse mucho más tristes y cansadas. Asimismo, se recomienda eliminar la cafeína, irse a la cama a la misma hora todas las noches, no ver televisión acostados y tener una rutina para dormir.

Hacer nuevos amigos

  • Las relaciones sociales son un factor clave al momento de controlar la depresión y la ansiedad, por esa razón se sugieren algunas actividades para conocer a nuevas personas como, por ejemplo, involucrarse en la iglesia, recuperar la relación con amigos y compañeros del pasado, salir de casa y pasar el rato en una cafetería o restaurante.

Controlar las bebidas

  • Aunque muchos no lo sepan, el consumo de drogas y bebidas alcohólicas es muy frecuente entre los adultos mayores de 60 años de edad, tanto así que afecta al 17% de esta población. Dicho nivel de frecuencia se debe a que estas sustancias actúan como un depresor que los ayuda a sentirse “mejor” cuando padecen de algún dolor crónico o son abandonados por sus familiares.

Ejercitarse

  • Los estudio publicados en los Archivos de Medicina Interna demuestran que los adultos mayores tienen una gran posibilidad de tener vidas más largas y saludables si se ejercitan, ya que el ejercicio es una increíble técnica para mejorar la calidad de vida, permite que la persona sea independiente y los hace sentir menos solos.

beneficios del ejercicio para la depresion en el adulto mayor

¿Cómo ayudar a un Familiar Mayor con Depresión?

A pesar de que no puedes solucionar la depresión de tu familiar por tu propia cuenta, tienes la posibilidad de brindarle todo tu apoyo y comprensión para ayudarlo. A continuación, te mostramos algunos pasos que puedes seguir para hacerlo:.

  1. Asegúrate de que no falte a ninguna de sus citas médicas y ayúdalo con sus medicamentos.
  2. Escúchalo con atención cada vez que quiera hablarte. Durante la conversación debes evitar darle opiniones o consejos que lo hagan sentir juzgado.
  3. Recuérdale todas las cualidades positivas que tiene como persona, ya que cuando se sufre de depresión la víctima suele juzgarse a sí misma y encontrar errores en todo lo que hacen.
  4. Ofrécele tu ayuda para realizar las tareas diarias de las cuales no puedan ocuparse o no tengan ganas de hacer por la depresión.
  5. Establecer un horario muy liviano y con poco estrés donde el anciano tenga tiempo de dormir, comer y dar un paseo.
  6. Acudir a una organización sobre enfermedades mentales en busca de apoyo y asesoramiento psicológico.
  7. Realicen actividades juntos como ver una película, dar un paseo, hacer la comida, siempre que la persona quiera hacerlo, evitando obligarla o haciendo comentarios “alentadores” cómo “anímate”, “esto te hará sentir mejor”, etc.

¿Cómo conseguir ayuda para tratar la Depresión en un Adulto Mayor?

Cualquier adulto mayor que sufra de depresión debe buscar ayuda médica, ya que esta enfermedad no es fácil de tratar o superar si la persona lo hace por sí sola y no busca el apoyo de un experto. Con un tratamiento apropiado se puede mejorar la calidad de vida y la salud de los ancianos con depresión. De hecho, la presencia de los síntomas más leves comenzará a disminuir al cabo de una o dos semanas después de iniciar el tratamiento, mientras que el efecto total podrá tardar varias semanas según sea el nivel de depresión que tenga el anciano.

Por ello, se recomienda recurrir a un especialista para tratar la depresión y cualquier otro problema emocional en las personas mayores como lo es el psiquiatra.

ayuda para un anciano con depresión

Tratamientos profesionales para tratar la Depresión en el Adulto Mayor

Las principales opciones para tratar la depresión en el adulto mayor son la psicoterapia y la medicación. Sin embargo, es necesario que el médico encargado pruebe varios tratamientos en la persona hasta encontrar el que mejor se adapte a sus necesidades y el que pueda mejorar su situación con mayor efectividad.

Entre los mejores tratamientos se encuentran los siguientes:

  • Psicoterapia: Este método es de gran ayuda para aprender a pensar en diferentes formas, cambiar los hábitos que provocan la depresión, ayudar a resolver ciertas situaciones o relaciones difíciles.
  • Medicamentos: Los antidepresivos están especialmente diseñados para tratar la depresión. Estos deben ser suministrados bajo supervisión médica porque pueden producir algunos efectos secundarios que incluyen diarrea, náuseas, vómitos, aumento de peso y somnolencia.
  • Tratamientos complementarios: Los suplementos alimenticios, ejercicios y el yoga son una de las mejores opciones para aliviar los sentimientos de soledad y tristeza. No obstante, es importante resaltar que estos tratamientos no deben reemplazar la atención médica, pero sí pueden acompañar el plan del especialista.
  • Terapia electroconvulsiva: En la mayoría de los casos, la terapia electroconvulsiva sólo se utiliza en aquellos casos donde el anciano sufra de una depresión grave y difícil de tratar, ya que la misma se basa en la estimulación cerebral a través de imanes, electricidad o implantes.

psicologo en el adulto mayor

¿Necesitas más Información y Ayuda?

  • Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (INAPAM): Esta institución del Estado encargada de velar por el bienestar y desarrollo de los adultos mayores. Posee diferentes tipos de ayudas que pueden servir para apoyar a una persona mayor a tratar su depresión en diferentes circunstancias.
  • Instituto para la Atención de los Adultos Mayores (IAAM): Este es un organismo adscrito al INAPAM y tiene como finalidad garantizar el cumplimiento de las leyes que amparan al adulto mayor. Posee un programa de visitas médicas a domicilio en la Ciudad de México donde el adulto mayor puede ser diagnosticado y ser referido a un médico especialista en tratar la depresión.
  • Ayuda para la depresión: Es una organización encargada de brindar asistencia y apoyo a cualquier persona que sufra depresión mediante un programa de ayuda a distancia.

Artículos y Fuentes de Información

Instituciones de Ayuda al Adulto Mayor

Recibe novedades para el adulto mayor