Go to top

Problemas Vasculares en el Adulto Mayor

Los problemas vasculares o los problemas en la circulación sanguínea son bastante comunes en los ancianos, por eso es importante saber cuando se está manifestando alguno, y así evitar cualquier complicación de ésta índole. ¿Quieres saber que tipos de problemas vasculares existen y cómo tratarlos y prevenirlos?

¿Qué son los Problemas Vasculares?

Los problemas vasculares, también conocidos como enfermedades del sistema circulatorio, son una serie de condiciones que se originan en el organismo y que afectan al sistema vascular. Dicho sistema está compuesto por una red de vasos sanguíneos del cuerpo donde se incluyen:

  • Venas: Estos vasos sanguíneos son los encargados de llevar tanto a los productos de desecho como a la sangre de vuelta al corazón.
  • Capilares: Son un grupo de vasos sanguíneos que conectan a las arterias pequeñas con las venas pequeñas. Esto lo logra gracias a que están formados por varias paredes muy delgadas que permiten que exista un intercambio entre la sangre y los tejidos.
  • Arterias: Estos conductos transportan la sangre rica en oxígeno desde el corazón hasta el resto de órganos y tejidos del cuerpo.

¿Qué son los Problemas Vasculares?

Cuando estas enfermedades se hacen presentes, el riego sanguíneo de algunos órganos o partes corporales disminuye. El nivel con el que disminuirá el flujo de sangre dependerá exclusivamente de la gravedad de la enfermedad y del vaso sanguíneo que esté afectado. Esto es algo que puede desembocar en grandes problemas para el adulto mayor. Ya que las células del cuerpo no podrán recibir una cantidad suficiente del oxígeno y los nutrientes que les aporta la sangre. Además de esto, también dificultan la eliminación de los desechos metabólicos del cuerpo, por lo que estas sustancias se pueden acumular y dañar al organismo.

Tipos de Problemas Vasculares en los Adultos Mayores

Entre los distintos tipos de problemas vasculares que se pueden manifestar en los adultos mayores, se destacan los siguientes:

Problemas Vasculares Periféricos

Se trata de las enfermedades que atacan a las arterias periféricas causan un estrechamiento en las mismas, provocando así que el flujo sanguíneo a las extremidades se vea reducido. Algo que provoca calambres y un gran dolor en la zona porque no se llega a satisfacer la cantidad de sangre demandada. Aunque por lo general se producen en las piernas, también suelen atacar a los brazos y los pies.

Esta enfermedad suele surgir como consecuencia de una acumulación de grasas y calcio en las arterias lo cual, como lo mencionamos anteriormente, causa el estrechamiento de las mismas. Dos de los factores de riesgos más comunes en este padecimiento son la edad avanzada y la diabetes, una condición que suele ser muy común en los adultos mayores. Además de esto, también pueden influir otros problemas de salud como el colesterol alto, enfermedades cardíacas, presión arterial alta y accidentes cerebrovasculares.

En caso de que este trastorno no sea tratado a tiempo y se complique en el futuro, es muy probable que se deba apuntar el pie o la pierna del anciano afectado. Esto sucede porque los tejidos pueden llegar a morir porque no reciben una buena cantidad de sangre para poder sobrevivir.

Enfermedades circulatorias periféricas

Problemas Vasculares en los ojos

La hipoperfusión ocular crónica es una de las enfermedades circulatorias más comunes que atacan a los ojos. Dicho problema hace que el flujo sanguíneo a estos órganos se vea disminuido cuando existe un estrechamiento en la arteria carótida que se encuentra en el cuello. Además, para que este trastorno aparezca, también se ven implicados otros factores que son muy frecuentes en las personas de edad avanzada: diabetes, hipertensión arterial, enfermedad cerebrovascular o cardiopatía isquémica.

Un anciano que padezca de esta enfermedad puede comenzar a perder la vista de forma gradual o, en algunos casos, puede perderla por completo de un momento a otro si se trata de un problema muy grave.

Problemas Vasculares en el cerebro

En este caso, las enfermedades vasculares cerebrales se originan por una alteración en las neuronas que a su vez causa una reducción del flujo sanguíneo en el cerebro. De igual forma pueden producir una serie de alteraciones cerebrales que pueden desaparecer con el tiempo o mantenerse de forma permanente.

Dichos trastornos se clasifican en varios subtipos. Estos son:

  • Infarto cerebral: Este problema aparece cuando los vasos sanguíneos del cerebro se obstruyen por una acumulación de grasa o coágulos de sangre, causando así una interrupción del riego sanguíneo hasta este órgano.
  • Isquemia cerebral transitoria: Esta condición provoca una suspensión del paso de la sangre en el cerebro por unos pocos minutos.
  • Hemorragia: Es un sangrado que se produce dentro del cerebro cuando uno de los vasos sanguíneos se rompe.

Estos trastornos vasculares están directamente relacionados con la hipertensión y/o la arterioesclerosis. La primera de ellas aumenta la presión que ejerce la sangre sobre las arterias, mientras que la otra es capaz de crear una acumulación de grasas en las mismas. Ambas son muy comunes en los ancianos ya que el riesgo de padecerlas aumenta con la edad.

Enfermedad de las Arterias Coronarias

Este trastorno es el tipo más común de enfermedad cardíaca. La misma se origina cuando las arterias que se encargan de transportar la sangre hasta el músculo cardíaco se endurecen y se estrechan como consecuencia de una acumulación de colesterol u otros elementos en la parte interna de las paredes de la arteria. A medida que esta enfermedad vaya avanzando y se incremente la acumulación de dichas sustancias, la sangre comenzará a fluir con menor regularidad a través de las arterias.

Este problema hace que el músculo cardíaco no pueda recibir la cantidad de oxígeno o sangre que necesita. Si esta condición no es tratada a tiempo, el adulto mayor podría presentar ciertos síntomas o, hasta incluso, un infarto. Este último generalmente sucede cuando se forma un coágulo de sangre lo suficientemente grande como para interrumpir por completo el riego de sangre al corazón.

Vasculitis

La vasculitis es una enfermedad que provoca que el sistema inmunitario ataque a los vasos sanguíneos del organismo por equivocación, algo que causa una inflamación en los mismos. Además, es capaz de afectar tanto a las venas como a las arterias y a los capilares. Cuando estos conductos e inflaman, pueden:

  • Cerrase por completo e impedir que la sangre circule.
  • Debilitarse y estrecharse. A esta condición se le conoce como aneurisma, un trastorno que pueden causar una hemorragia muy peligrosa en el interior del cuerpo si los vasos se rompen.
  • Estrecharse y dificultar el paso de la sangre.

Arteriosclerosis

Esta afección hace que se acumule una gran cantidad de placa dentro de las arterias. Las placas básicamente son una serie de sustancias pegajosas que están compuestas por colesterol, calcio, grasa y otras sustancias de este tipo que se encuentran en la sangre. Si esta placa permanece con el tiempo, puede llegar a endurecer y angostar las arterias, limitando así el paso de la sangre rica en oxígeno.

Entre las causas de esta enfermedad se encuentran los siguientes trastornos que suelen manifestarse con mayor frecuencia durante la tercera edad: colesterol alto, presión arterial alta, triglicéridos altos, diabetes, artritis, lupus y hasta incluso por resistencia a la insulina.

Esta condición puede desencadenar en otras enfermedades mucho más graves en las arterias periféricas, coronarias o carótidas.

Enfermedades de las arterias carótidas

Las arterias carótidas son dos vasos sanguíneos con un tamaño más grande de lo normal que se ubican en el cuello. El principal objetivo de estos conductos es el de aportar sangre tanto a la cabeza como al cerebro. Dicha meta puede verse interrumpida por estas enfermedades, ya que las mismas son capaces de estrechar las arterias carótidas por una acumulación de placa o por un coágulo de sangre.

Es muy importante tratar este problema a tiempo para evitar un daño mayor en el organismo. Ya que si esta enfermedad se complica, puede bloquear por completo el paso de la sangre al cerebro y causar un derrame cerebral.

Trastornos de las arterias carótidas

¿Qué síntomas producen las Enfermedades Vasculares en los Abuelos?

Los síntomas de los problemas vasculares varían según el tipo de enfermedad que presente el anciano. Por lo tanto, se pueden manifestar los siguientes síntomas según sea el caso:

Síntomas de las Enfermedades Vasculares Periféricas

A pesar de que la mayoría de los adultos que padecen de problemas vasculares en las arterias periféricas no manifiestan síntomas, en algunos casos se pueden presentar los siguientes signos:

  • Cambio en el color de las piernas.
  • Calambres muy dolorosos en los músculos de los muslos, caderas o pantorrillas. Sobre todo después de caminar o subir escaleras.
  • Debilidad o entumecimiento.
  • Piel brillante en las extremidades.
  • Crecimiento muy lento de las uñas de los pies.
  • Llagas en los pies o en las piernas.
  • Sensación de frío en la parte inferior del pie o la pierna.
  • Falta de pulso en la extremidades.
  • Crecimiento lento del vello en las piernas y los pies. En algunos casos se puede perder el vello por completo.

Síntomas de los Problemas Vasculares en los ojos

Los problemas circulatorios en los ojos se caracterizan por síntomas como, por ejemplo:

  • Visión distorsionada o borrosa.
  • Dolor en la parte de los ojos o las cejas.
  • Ver telarañas o manchas flotantes.
  • Pérdida de la visión.
  • Defecto en la visión periférica.

¿Qué son los problemas vasculares en los ojos?

Síntomas de Enfermedades Vasculares Cerebrales

Los signos más comunes en los problemas circulatorios del cerebro son:

  • Sensación de hormigueo en el brazo, cara o pierna.
  • Alteración brusca y repentina de la visión en un ojo o en ambos.
  • Pérdida de la fuerza en una pierna, en un brazo o en ambos.
  • Balbuceo.
  • Problemas para entender lo que se escucha y/o hablar.
  • Dolor de cabeza intenso.

Síntomas de los Trastornos en las Arterias Coronarias

Cuando las arterias coronarias se estrechan, el individuo puede manifestar algunos síntomas como, por ejemplo:

  • Dolor o sensación de presión en el pecho.
  • Ataque cardíaco.
  • Dificultad para respirar.

Dichos síntomas no se hacen presentes durante el inicio de la enfermedad cuando el flujo de sangre comienza a disminuir, sino a medida que la placa se siga acumulando en las arterias coronarias.

Síntomas de la Vasculitis

Los síntomas generales de este trastorno son:

  • Fatiga.
  • Fiebre.
  • Adelgazamiento.
  • Dolor de cabeza.
  • Erupción en la piel.
  • Dolores y molestias generales.
  • Entumecimiento o debilidad en los nervios.
  • Sudoraciones nocturnas.

Síntomas de la Arteriosclerosis

La arteriosclerosis puede provocar algunos síntomas dependiendo de las arterias que haya afectada. Por lo tanto, los signos que produce son los siguientes según sea el caso:

  • Dolor o presión en el pecho si se trata de una arteriosclerosis en las arterias del corazón.
  • Dolor en las extremidades en caso de que las arterias de las mismas estén afectadas por esta enfermedad.
  • Entumecimiento en las piernas o en los brazos, caída de los músculos de la cara, balbuceo o pérdida temporal de la visión en un ojo cuando se padece de una arteriosclerosis en las arterias que conducen al cerebro.
  • Insuficiencia renal o presión arterial alta si los conductos que van a los riñones están afectados.

Síntomas de la Arteriosclerosis

Síntomas de los Problemas Circulatorios en las Arterias Carótidas

A pesar de que en la fase inicial de estas enfermedades no se presenta ningún síntoma, a medida que va avanzando manifiesta algunos signos como, por ejemplo:

  • Dolor de cabeza repentino e intenso.
  • Debilidad o entumecimiento en las extremidades o en el rostro.
  • Dificultad para comprender y hablar.
  • Mareos o pérdida del equilibrio
  • Problemas para ver con un ojo o con ambos.

Es importante destacar que en la mayoría de lo casos es muy difícil detectar estos trastornos a tiempo. Ya que los síntomas suelen manifestarse cuando el problema empeora e impide el paso de la sangre al cerebro.

Se debe recurrir de forma inmediata a un médico en caso de que cualquiera de los síntomas anteriormente mencionados se hagan presentes.

¿Cuáles son las Principales Causas de los Problemas Vasculares en el Adulto Mayor?

Entre los distintos elementos que pueden contribuir a la aparición de cualquier problema vascular, se destacan los siguientes:

  • Consumo excesivo de tabaco y alcohol.
  • Hipertensión arterial.
  • Diabetes mellitus.
  • Inactividad física.
  • Obesidad.
  • Niveles bajos de colesterol “bueno” (HDL).
  • Niveles altos de colesterol “malo” (LDL) y triglicéridos.
  • Genética.
  • Lesiones.
  • Ciertos medicamentos.
  • Infección.
  • Estrés.
  • Ingerir alimentos demasiados azucarados y llenos de grasas saturadas.

Factores de riesgo de las Enfermedades Vasculares en el Adulto Mayor

Los factores de riesgo que están relacionados con el padecimiento de los problemas vasculares pueden variar según sea la arteria que esté afectada. De forma general, las personas de la tercera edad tienen grandes posibilidades de presentar cualquier enfermedad de este tipo si cumplen con varios de los siguientes criterios:

  • Tabaquismo.
  • Infección o lesión que sea capaz de dañar las venas.
  • Falta de actividad física.
  • Antecedentes de algún familiar que haya manifestado una enfermedad vascular o cardíaca.
  • Estar parado o sentado por mucho tiempo.
  • Obesidad con un índice de masa corporal mayor de 30.
  • Padecer de un trastorno que pueda afectar tanto a los vasos sanguíneos como al corazón. Entre estas condiciones se encuentra la diabetes o el colesterol alto.
  • Edad. Esto sucede porque las posibilidades de presentar una de estas enfermedades aumenta a medida que la persona va envejeciendo, sobre todo después de los 50 años de edad.
  • Niveles altos de homocisteína. Esta sustancia es un componente de una proteína que contribuye a crear y mantener el tejido.

Factores de riesgo de las Enfermedades Vasculares

Los adultos mayores que tienen diabetes o que consumen tabaco con regularidad, tienen grandes posibilidades de padecer de un problema vascular en las arterias periféricas. Esto sucede debido a que dichos factores son elemento clave para la disminución del flujo sanguíneo que causa esta enfermedad.

¿Qué complicaciones podría desarrollar un Adulto Mayor con algún Problema Vascular?

Si los problemas vasculares no son tratados a tiempo, el adulto mayor puede tener un riesgo muy alto de desarrollar ciertas complicaciones a raíz de estas enfermedades como, por ejemplo:

  • Isquemia crítica de miembros: Este trastorno se desarrolla como consecuencia de las llagas abiertas que son generadas en los pies o en las piernas por una enfermedad vascular periférica. En este punto de la enfermedad, las llagas comienzan a matar el tejido de la zona afectada, por lo que será necesario realizar una amputación.
  • Accidente cerebrovascular: Esta complicación sucede cuando las arterias se encuentran muy estrechadas u obstruidas, por lo que no son capaces de llevar una cantidad suficiente de sangre al cerebro.
  • Ataque cardíaco: Cuando un coágulo sanguíneo interrumpe el paso de la sangre hasta el corazón puede provocar un ataque cardíaco, algo que posiblemente puede dañar gran parte del músculo cardíaco.
  • Aneurisma: Este problema es muy grave y puede afectar a cualquier parte del cuerpo, ya que causa una protuberancia en la pared de la arteria. Dicha protuberancia puede llegar a explotar si la persona no se encuentra bajo tratamiento, lo cual podría poner en riesgo su vida.

¿Cómo se diagnostican las Enfermedades Vasculares en el Adulto Mayor?

Entre las distintas pruebas que puede realizar un especialista para diagnosticar una enfermedad vascular, se destacan las siguientes:

  • Ecografía: La ecografía Doppler es una de las tantas técnicas de diagnóstico por imágenes ecográficas especiales que existen. Estas son de gran ayuda para que el médico pueda ver el estado del flujo sanguíneo en la persona para así identificar si alguna arteria se encuentra obstruida o estrecha.
  • Examen físico: Mediante una revisión física, el especialista podrá buscar algunos síntomas que se relacionen con estas enfermedades. Un ejemplo de ellos son los sonidos sibilantes o soplos que producen las arterias cuando están obstruidas y el riego de la sangre se dificulta. Para escuchar estos sonidos sólo será necesario utilizar un estetoscopio.
  • Análisis de sangre: Las muestras de sangre son ideales para conocer el niveles tanto del colesterol como de los triglicéridos de la persona. Además de esto, también se puede saber si padece de diabetes o no.
  • Angiografía: Actualmente existe un tinte médico especial que sirve para ver el flujo sanguíneo en las arterias a tiempo real. Para ello se debe inyectar dicha sustancia en los vasos sanguíneos y rastrear el flujo de la misma a través de una serie de técnicas de diagnóstico por imágenes. Entre estas técnicas está la angiografía por tomografía computarizada o angiografía por resonancia magnética.

¿Cómo se diagnostican los problemas vasculares?

¿Qué tratamientos existen para las Enfermedades Circulatorias en los Ancianos?

Los tratamientos para estos tipos de problemas vasculares se centran en controlar los síntomas y detener el avance de la enfermedad para evitar el desarrollo de ciertas complicaciones. Para lograr esto, el adulto puede seguir un plan de tratamientos con medicamentos, realizarse una cirugía y cambiar algunos aspectos de su estilo de vida.

Medicamentos

Los medicamentos más utilizados para tratar las enfermedades circulatorias son:

  • Medicamentos para reducir el colesterol: Las estatinas son unas sustancias especialmente diseñadas para reducir el colesterol y prevenir tanto los accidentes cerebrovasculares como los ataques cardíacos.
  • Fármacos para controlar el azúcar en sangre: Para las personas con diabetes lo más importante es mantener bajo control los niveles de glucosa en la sangre.
  • Medicaciones para evitar los coágulos en la sangre: Como anteriormente lo mencionamos, la aparición de varias enfermedades vasculares están relacionadas con la presencia de coágulos en la sangre. Por lo tanto, se debe poner a la persona bajo un tratamiento con aspirinas u otros fármacos como el clopidogrel para mejorar el flujo.
  • Medicamentos para la presión arterial alta: Los individuos con presión arterial alta deben tomar medicamentos como el enalapril o lisinopril para lograr bajarla hasta un nivel inferior a los 130/80 mm Hg.
  • Fármacos para aliviar los síntomas de los problemas vasculares: Como el cilostazol, el cual es un medicamento ideal para promover el flujo de la sangre a través de las arterias y ayudar a que los vasos sanguíneos se ensanchen. De igual forma sirve para tratar los dolores y el resto de síntomas que pueda presentar la persona.

Estos medicamentos sólo deben ser administrados bajo vigilancia médica. Evite la automedicación.

Cirugía

Para solucionar los problemas vasculares se pueden recurrir a los siguientes procesos médicos:

  • Terapia trombolítica: Esta técnica se utiliza cuando un coágulo de sangre obstruye una arteria, ya que mediante la inyección de un medicamento especial se puede llegar a disolver el coágulo hasta desintegrarlo por completo.
  • Angioplastia: En este procedimiento quirúrgico se introduce en el vaso sanguíneo un pequeño tubo hueco conocido como catéter hasta llegar a la arteria afectada. Una vez hecho este paso, se procede a inflar un balón pequeño que se encuentra en la punta del catéter para reabrir la arteria y reducir el bloqueo que se encuentra en su pared. Durante este proceso también se busca dilatar la arteria para mejorar el flujo de la sangre.
  • Cirugía de bypass: Los especialistas pueden utilizar un injerto de un vaso sanguíneo de otra parte del cuerpo de la persona para crear un bypass. En caso de que no se pueda obtener dicho injerto, también pueden obtener la pieza de un vaso hecho con tejido sintético. Este método se utiliza para que la sangre circule o, en su defecto, se desvíe por los alrededores de la arteria que se encuentra estrechada u obstruida.

Estilo de vida

Los cambios en el estilo de vida de la persona son un factor fundamental para aliviar los síntomas y evitar que las enfermedades vasculares progresen. Es por ello que se recomienda seguir los siguientes consejos:

Hacer ejercicio

Los ejercicios son ideales para ayudar a acondicionar los músculos y así poder utilizar el oxígeno de una forma más óptima, lo cual es un elemento clave para reducir los síntomas causados por los problemas vasculares en las arterias coronarias. Sin embargo, es de suma importancia hablar con un entrenador personal para elegir un plan de ejercicios adecuados para no sentir dolor alguno. Sobre todo si se padece de enfermedades circulatorias en las piernas.

Tratamiento para los problemas circulatorios

En algunos casos se recomienda que las personas de la tercera edad asistan a un programa de rehabilitación de ejercicios para la claudicación en vez de realizar las sesiones por sí solas en el hogar.

Dejar el tabaco

El tabaco es uno de los principales elementos que se encargan de estrechar y causar daños en las arterias, por lo que es un factor que influye de gran manera en la aparición de estos trastornos. Además, también contribuye al empeoramiento de la enfermedad si se consume esta sustancia luego del diagnóstico.

Por esta razón, se aconseja dejar el tabaco para evitar ciertas complicaciones. En el caso de que la persona no pueda dejar de fumar por sí sola, debe hablar con su médico para buscar alguna ayuda.

Evitar algunos medicamentos para la gripe

Ciertos medicamentos para la gripe que se venden sin receta médica contienen una sustancia conocida como pseudoefedrina, la cual es capaz de estrechar los vasos sanguíneos y aumentar los síntomas de estas enfermedades. Esta sustancia se encuentra en fármacos como Aleve-D Sinus & Cold, Advil Cold & Sinus y otros.

Seguir una dieta sana y equilibrada

Para mantener la salud del corazón, es importante seguir una alimentación con bajo contenido en grasas saturadas. Ya que de esta forma se evita el aumento de la presión arterial y los niveles de colesterol para que los problemas vasculares puedan mejorar y no empeorar.

¿Cómo prevenir los Problemas Vasculares y las Enfermedades Circulatorias?

La aparición de los problemas circulatorios se pueden evitar si se toman en cuenta algunos hábitos saludables como, por ejemplo:

  • No fumar.
  • Realizar una rutina de ejercicios diaria.
  • Alimentarse sanamente.
  • Controlar el nivel de azúcar en la sangre si se padece de diabetes.
  • Controlar tanto la presión arterial como el colesterol.
  • Reducir el estrés.

¿Cómo prevenir los Problemas Circulatorios?

¿Necesitas más Información y Ayuda?

  • Instituto para la Atención de los Adultos Mayores: Esta institución gubernamental le ofrece asistencia médica a domicilio a los adultos mayores de 68 años de edad que se encuentren en la Ciudad de México y que presenten algún problema vascular o cualquier otra enfermedad.
  • Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores: En este instituto los adultos mayores podrán contar con distintos planes de desarrollo y asistencia pública en caso de que sufran de algún trastorno.
  • Médico en tu casa: Es un programa de apoyo social que fue diseñado para brindarle asistencia médica a todas las personas de la tercera edad que no estén afiliadas al IMSS o ISSSTE.

Fuentes de Información

Instituciones de Ayuda al Adulto Mayor

Recibe novedades para el adulto mayor