Go to top

Inmovilidad en el Adulto Mayor

La mayoría de las personas mayores de 60 años sufre de pérdida de la capacidad de para realizar Actividades Básicas de la Vida Diaria (ABVD). Esta pérdida de capacidad se conoce como Síndrome de Inmovilidad en el Adulto Mayor. Frecuentemente se presenta como consecuencia de complicaciones físicas y padecimientos crónico-degenerativos como artrosis, artritis, esclerosis, entre otros.

En México se estima que aproximadamente un 18% de las personas mayores de 65 años tienen problemas para movilizarse sin ayuda, a partir de los 75 años más de la mitad presenta dificultad para salir de casa, por lo que cerca del 20% de los adultos mayores de 75 años viven confinados a sus casas.

¿Qué es el Síndrome de Inmovilidad en el Adulto Mayor?

El Síndrome de Inmovilidad es uno de los Síndromes Geriátricos Asociados a Complicaciones Postoperatorias. Una complicación postoperatoria es cualquier evento posterior a una cirugía con una respuesta local o sistémica que retrasa la recuperación o pone en riesgo una función.

El Síndrome de Inmovilidad en el Adulto Mayor se caracteriza por debilidad muscular generalizada, lo que provoca el deterioro de las principales funciones motoras. Este deterioro afecta el desempeño del adulto mayor al realizar actividades de la vida diaria como bañarse, vestirse, comer, ir al baño por si mismo, deambular dentro de casa, entre otras actividades. Ante esta incapacidad, aumenta la dependencia del adulto mayor hacia los familiares o cuidadores, lo que genera pérdida de la autonomía física, social e incluso financiera. En casos graves del síndrome de inmovilidad, el adulto mayor puede incluso presentar pérdida de los reflejos.

Se puede presentar antes o después de una cirugía. Cuando se presenta antes de una cirugía generalmente es a causa de una enfermedad crónico-degenerativa, como artritis, esclerosis múltiple, en las que la deformación ósea y debilidad muscular son bastante comunes. En el caso de presentarse después de una cirugía, se debe al tiempo de reposo y a la inactividad durante éste.

El síndrome de inmovilidad puede afectar varios órganos y sistemas: cardiopulmonar, musco-esquelético, gastrointestinal, genitourinario e incluso la piel. Tiene repercusiones físicas, psicológicas, familiares y sociales. El cuidador del adulto mayor dedicará más tiempo en su atención, por lo que la carga de trabajo será mayor. El cuidado de las personas mayores con Síndrome de Inmovilidad está enfocado en evitar el deterioro de la funcionalidad física y prevenir discapacidades, por lo que es recomendable integrar al adulto mayor a un programa de rehabilitación.

¿Cuáles son las causas del Síndrome de Inmovilidad en el Adulto Mayor?

Aproximadamente entre un 30-40% de los casos de dependencia física son a causa de fractura de cadera. Las personas de la tercera edad son más propensos a sufrir lesiones como consecuencia de caídas. Por lo que se mantienen en reposo prolongado en cama y provoca el Síndrome de Inmovilidad en el Adulto Mayor. Las principales causas de la Inmovilidad del adulto mayor son:

  • Síntomas como: rigidez, dolor, falta de equilibrio o fuerza, debilidad muscular, deformación ósea, muy frecuentes en las enfermedades reumáticas, propias de la edad avanzada.
  • Enfermedades musco-esqueléticas: fracturas, artritis, polimialgias reumáticas, entre otras.
  • Neurológicas: enfermedad de parkinson, espondilosis cervical, demencia, entre otras.
  • Cardiovasculares: insuficiencia cardíaca congestiva, enfermedad coronaria, miocardiopatía hipertrófica.
  • Pulmonares: Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), enfermedades pulmonares restricitvas.
  • Problemas psicológicos: depresión, falta de motivación.

¿Cómo se diagnostica el Síndrome de Inmovilidad en el Adulto Mayor?

Dentro de la Valoración Geriátrica Integral se hace un análisis que valora y detecta los problemas físicos, psicológicos y sociales del adulto mayor. Estos problemas son los que comúnmente llevan a los adultos mayores a una discapacidad y posteriormente al Síndrome de Inmovilidad. Para evaluar la capacidad funcional física se utilizan parámetros como: Índice de Katz y Barthel; Escala de Lawton y Brody y Escala de Tinetti.

Índice de Katz y Barthel

Son utilizados para medir la capacidad de realizar Actividades Básicas de la Vida Diaria (ABVD). En el índice de Katz se deben valorar si el adulto mayor es independiente, necesita ayuda o es dependiente para realizar actividades como: Bañarse, vestirse, apariencia personal, utilizar el inodoro, continencia, caminar o alimentarse.

En el índice de Barthel se debe valorar si es capaz, necesita ayuda o es incapaz de realizar actividades como: bañarse, comer por sí mismo, ponerse o quitarse la ropa, presenta episodios de incontinencia, entra y sale solo del baño, puede sentarse o levantarse, puede caminar 50 metros y subir o bajar escaleras.

Alimentacion e inmovilidad adulto mayor

Escala de Lawton y Brody

Se utiliza para medir la capacidad de realizar Actividades Instrumentales de la Vida Diaria (AIVD). Se valora si es independiente, necesita ayuda o es dependiente para realizar actividades como: Utilizar el teléfono, usar medios de transporte, ir de compras, preparar comida, tomar su medicación en tiempo y dosis correctas y realizar sus gastos cotidianos.

Escala de Tinetti

Se utiliza para evaluar la marcha y el equilibrio. Para evaluar la marcha el adulto mayor debe caminar aproximadamente 8 metros y los criterios a valorar son: la manera en que empieza a caminar, longitud y altura de los pasos, simetría de los pasos, fluidez al caminar, trayectoria y postura al caminar. Cuando se evalúa el equilibrio los criterios a valorar son: equilibrio al estar sentado, al levantarse, intentos por levantarse, equilibrio al pararse inmediatamente, equilibrio al estar de pie, resistencia al empuje, equilibrio al cerrar los ojos, al dar una vuelta de 360 grados, y al sentarse.

Otros criterios para el diagnóstico del Síndrome de Inmovilidad del Adulto Mayor

Además de evaluar las capacidades físicas de las personas de la tercera edad, también es necesario evaluar la capacidad social del adulto mayor así como sus funciones psíquicas. El deterioro o disfunción de éstas condicionan frecuentemente las capacidades funcionales de las personas de la tercera.

Por ejemplo, si un adulto mayor no cuenta con un familiar que pueda fungir como cuidador dentro o fuera de casa, es muy probable que se quede confinado en casa, incluso que pase la mayor parte del tiempo en cama. En el caso de que el adulto mayor padezca algún nivel de demencia o depresión es muy común que pasen tiempos prolongados en cama o sin hacer alguna actividad.

Para evaluar la capacidad social del adulto mayor se utilizan:

  • Escala de recursos sociales (OARS). Son preguntas respecto a familiares y amigos respecto a la frecuencia con la que es visitado, o los visita y habla con ellos.
  • Family Apgar. Es una prueba que detecta la disfunción familiar, se hacen preguntas abiertas respecto a la interacción con los familiares. El adulto mayor responderá a estas preguntas según su percepción.

Para medir la función psíquica del adulto mayor se utilizan:

  • Examen Folstein. Es un examen que valora el deterioro cognitivo. Evalúa aspectos como estar ubicado en tiempo y espacio, cálculos mentales, memoria, concentración y seguir instrucciones.
  • Escala de Depresión Geriátrica (Yesavage). Consiste en un aprueba de 30 preguntas que debe contestar con sí o no. Las preguntas son respecto a su estado de ánimo en la última semana, son preguntas como ¿Se encuentra a menudo aburrido? ¿Está satisfecho con su vida actual? ¿Siente que su situación es irremediable? ¿Se siente lleno de energía? entre otras.

¿Qué consecuencias tiene el Síndrome de Inmovilidad en el Adulto Mayor?

El deterioro funcional del adulto mayor no solamente lo lleva a la Inmovilidad, discapacidad o atrofia muscular. También conlleva a consecuencias físicas, psicológicas y sociales a largo plazo, que de no atenderse pueden mermar considerablemente la calidad de vida del adulto mayor. Por ello es importante el diagnóstico de un adulto mayor, por medio de una Valoración Geriátrica Integral, para poder identificar los factores de riesgos que deben atenderse.

actividades diarias

¿Cuáles son las Consecuencias Físicas del Síndrome de Inmovilidad en el Adulto Mayor?

Riesgo de Caídas

Las enfermedades crónicas y la pérdida de funcionalidad son las causas más comunes de las caídas. Las consultas de los adultos mayores en hospitales frecuentemente se relacionan con las caídas. Aproximadamente 30% de los adultos mayores de 65 años sufren de al menos una caída al año relacionada a luxaciones, traumatismos craneoencefálicos y lesiones. El 5% genera algún tipo de fractura y el 1% es fractura de cadera. Las fracturas en las personas de la tercera edad es la condición que más se asocia a la dependencia física.

Cerca del 50% de las caídas son consecuencia de la falta de equilibrio, 30% de debilidad muscular, 28% consecuencia de mareo o vértigo y 25% por dificultad para caminar.

Se debe evitar el riesgo de caídas y minimizar los factores de riesgo. Algunas medidas a tomar es la colocación de barandales en escaleras, o en lugares donde existan escalones, retirar tapetes o alfombras y mantener los espacios libres de objetos.

Los factores que se consideran para evaluar el riesgo de caída en los adultos mayores, consiste en valorar los siguientes aspectos:

  • Limitación física.
  • Estado mental alterado.
  • Tratamiento farmacológico que implique riesgos.
  • Problemas de idioma o socioculturales.
  • Sin factores de riesgo evidente.

Deterioro de la integridad cutánea

Cuando el adulto mayor padece de Síndrome de Inmovilidad es necesaria la valoración de factores de riesgo de Úlceras por Presión (UPP). Su valoración es esencial para una detección temprana. Los cambios de postura son recomendados para evitar y tratar úlceras por presión. Es recomendable utilizar un apósito hidrocelular en las prominencias óseas y en las zonas de riesgo.

La escala de Braden es utilizada para evaluar el riesgo de padecer úlceras por presión. Evalúa los siguientes criterios:

  • Percepción sensorial.
  • Exposición de la piel a la humedad.
  • Actividad: encamado, reposo, deambula ocasional o frecuentemente.
  • Movilidad: inmóvil o sin limitaciones.
  • Nutrición.
  • Fricción y roce.

Además de la Inmovilidad, la obesidad, trastorno sensorial, hipertensión arterial, desnutrición, diabetes y falta de higiene son las principales causas de la aparición de úlceras por presión. Una presión externa que supere la presión capilar media (13-33 mm Hg) es suficiente para dañar el tejido, produce eritemas, edema, úlceras y erosión.

Disfunción neurovascular periférica

A medida que envejecemos nuestro sistema cardiovascular sufre cambios, por lo que las enfermedades cardiovasculares son comunes entre la población de adultos mayores. Además de la Inmovilización, factores como obesidad, sedentarismo, fracturas entre otros representan riesgo de padecer enfermedad trombótica venosa.

Signo de Homans para comprobar la presencia de tromboflebitis y trombosis en miembros inferiores. El Signo de Homans es la respuesta al dolor de los miembros inferiores ante una maniobra del doctor. La prueba consiste en mover la articulación del tobillo del adulto mayor hasta que se logre la dorsiflexión. Si el adulto mayor presenta dolor a la flexión, se considera como positivo a Trombosis Venosa Periférica.

Alteración del patrón respiratorio

Con la inmovilización prolongada del adulto mayor se limita la movilidad diafragmática y con ello altera la mecánica respiratoria. Las secreciones se pueden acumular en los bronquios debido a la disminución del reflejo de la tos y de la actividad mucociliar lo que favorece el crecimiento bacteriano. Debido a esto la incidencia de neumonía en adultos mayores con Inmovilidad prevalece hasta en un 40%. Para evitar la alteración del patrón respiratorio se recomienda que los adultos mayores realicen ejercicios de respiración.

Estreñimiento

Las personas de la tercera edad que han sido inmovilizados por períodos prolongados de tiempo, presentan reducción de la motilidad intestinal, lo que ocasiona estreñimiento. Otros factores como la ingesta de algunos medicamentos, una alimentación pobre en fibra e ingerir pocos líquidos favorecen episodios de estreñimiento. Hasta un 80% de los adultos mayores que padecen Síndrome de Inmovilidad presentan estreñimiento.

Sarcopenia

Se llama sarcopenia a la pérdida de masa musco-esquelética y se caracteriza por la debilidad muscular. Entre los adultos mayores de entre 65 y 75 años existe una prevalencia de sarcopenia del 13 al 24% y en los adultos mayores de 80 años la prevalencia aumenta hasta un 50%. Empeora con el estilo de vida sedentario y favorece las caídas y fracturas, por lo que disminuye la independencia funcional del adulto mayor.

Contracturas Articulares

El adulto mayor que ha estado en reposo en cama por al menos una semana pierde aproximadamente 20% de la fuerza muscular. Después de 3 -4 semanas de inmovilización las articulaciones sufren lesiones parecidas a las causadas por osteoartritis con limitación de la movilidad, especialmente en cadera, rodillas y tobillos. Por ello es recomendable que el adulto mayor realice ejercicios de movilidad de las articulaciones de miembros superiores e inferiores.

¿Cuáles son las Consecuencias Psicológicas del Síndrome de Inmovilidad en el Adulto Mayor?

El adulto mayor con Síndrome de Inmovilidad o que se recupera de alguna lesión, enfermedad o cirugía y está en reposo prolongado, tiene una prevalencia entre 32 y 50% de padecer depresión. Los episodios depresivos son más comunes en mujeres que en hombres. Las personas de la tercera edad que padecen enfermedades crónicas, pasan por situaciones de estrés constante o padecen trastornos del sueño tienen mayor riesgo a sufrir episodios de depresión. Por lo que es importante aplicar una prueba, como la Escala de Yesavage, ante la presencia de algún síntoma relacionado a la depresión.

La escala de Yesavage consiste en 30 preguntas que deben contestarse con sí o no. Cada respuesta corresponde a 1 ó 0 dependiendo de la pregunta. La suma de todas las respuestas reflejará si existen indicios o no de depresión. La puntuación normal es de 0 a 10, indicios de depresión de 11 a 14 y depresión +14.

¿Cuáles son las Consecuencias Sociales del Síndrome de Inmovilidad en el Adulto Mayor?

Cuando el adulto mayor experimenta problemas de movilidad tiende a confinarse a su casa, perdiendo contacto con familiares, amigos, vecinos y conocidos. El aislamiento social es muy frecuente entre los adultos mayores con síndrome de Inmovilidad por lo que se recomienda incorporarlos a talleres o actividades destinados a personas de la tercera edad. Incentivar las actividades sociales del adulto mayor lo previene los efectos negativos físicos y psicológicos del confinamiento en casa.

aislamiento social

¿Cuáles son las manifestaciones clínicas del Síndrome de Inmovilidad del Adulto Mayor?

Además de las consecuencias físicas secundarias al Síndrome de Inmovilidad podemos encontrar manifestaciones clínicas. Las manifestaciones clínicas son síntomas o síndromes aislados entre sí, pero que se derivan de una condición en específico, en este caso del Síndrome de Inmovilidad. Las manifestaciones clínicas más comunes que podemos encontrar en un adulto mayor inmovilizado pueden ser: del sistema nervioso central, sistema muscular, sistema óseo, efectos endocrinos y renales, aparato respiratorio, cardiovascular, digestivo y piel.

Sistema nervioso central

  • Alteración de la sensibilidad.
  • Disminución de la actividad gruesa y fina.
  • Trastornos emocionales y de la conducta.
  • Deterioro cognoscitivo.

Sistema Muscular

  • Disminución y progresiva de la fuerza muscular.
  • Atrofia muscular.
  • Disminución de la resistencia.
  • Alteraciones de la coordinación visual-espacial.

Sistema óseo

  • Osteoporosis.
  • Osteopenia.
  • Atrofia del cartílago articular.
  • Disminución de la fuerza y resistencia de ligamentos y tendones.

Efectos endocrinos y renales

  • Edema.
  • Aumento de la diuresis.
  • Disminución de la sensibilidad a la insulina.
  • Litiasis renal.
  • Hipercalciuria.

Aparato respiratorio

  • Disminución de la ventilación máxima voluntaria.
  • Alteraciones del mecanismo del manejo de la tos.
  • Tromboembolia pulmonar.

Aparato Cardiovascular

  • Aumento en la frecuencia cardíaca.
  • Hipotensión ortostática.
  • Tromboflebitis.

Aparato Digestivo

  • Anorexia.
  • Estreñimiento.
  • Enfermedad por Reflujo Gastro Esofágico (ERGE)

Piel

  • Úlceras por presión.
  • Atrofia cutánea.

¿Cómo se trata el Síndrome de Inmovilidad en el Adulto Mayor?

El adulto mayor con Síndrome de Inmovilidad requerirá cuidados y atenciones domiciliarias. El tratamiento debe estar enfocado en prevenir complicaciones derivadas de la Inmovilidad.

  • Se debe recurrir a la fisioterapia para evitar el deterioro funcional de las articulaciones.
  • En el caso del riesgo de padecer úlceras por presión, se deben tomar medidas preventivas pues se estima que hasta un 90% de las úlceras se pueden prevenir.
  • En caso de presentar ulceración se debe limpiar con solución salina y evitar los antisépticos, además de colocar un apósito en la herida.
  • Se deben evitar al máximo las infecciones en las heridas con una limpieza adecuada.
  • Cuando existe el riesgo de Trombosis Venosa Profunda se recomienda el uso de medias de compresión.
  • Se recomienda elevar los miembros inferiores a un nivel por encima del corazón.
  • En caso de ser necesario, se recomienda la terapia farmacológica de anticoagulación.
  • Existe una prevalencia del 35 al 40% de adultos mayores con episodios de estreñimiento.
  • Se recomienda el aumento en el consumo de fibra dietética.
  • En caso de no responder adecuadamente al cambio de hábitos alimenticios, se debe hacer uso de laxantes.
  • Los laxantes osmóticos, como las sales de magnesio, se consideran como la primera opción.
  • Laxantes estimulantes, como los senósidos, no deben usarse por más de 10 días en los adultos mayores, debido a que interfieren con la absorción de calcio, potasio y grasas.
  • En caso de no ser posible el uso de laxantes orales se recomienda la aplicación de supositorios y enemas.

¿Cuáles son los cuidados que debe llevar un Adulto Mayor con Síndrome de Inmovilidad?

Al igual que el tratamiento para el Síndrome de Inmovilidad debe estar enfocado a la prevención de complicaciones secundarias, los cuidados también deben estar enfocados a la prevención:

  • Cambios posturales periódicos evitaran la aparición de úlceras por presión. Deben realizarse cada una o dos horas en promedio, según lo soporte el adulto mayor.
  • Hacer uso de colchones, cojín anti escaras o colchonetas ortopédicas puede ser una buena elección para reducir los puntos de presión y disminuir el riesgo de úlceras por presión.
  • Baños de esponja con agua y jabón neutro son los indicados para la higiene del adulto mayor que se encuentra en cama.
  • Masajes para activar la circulación sanguínea pueden ser de gran ayuda para evitar complicaciones como trombosis venosa.
  • Mantener humectada la piel del adulto mayor mejorará el riesgo de padecer úlceras.
  • Mantenerse bien hidratado.
  • Aplicar apósitos de hidrogel en las zonas que tienen más riesgo de padecer úlceras por presión: codos, talones, sacro, hombros, entre otros.
  • Rehabilitación con movimientos pasivos de las articulación para evitar atrofia en las mismas.

¿Necesitas más Información o Ayuda?

Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Es una Institución de Gobierno Federal dedicada a brindar servicios de salud y seguridad social a la población con afiliación al Instituto. En el puedes encontrar GeriatrIMSS que proporciona atención integral al adulto mayor mediante atención especializada.

Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (INAPAM) Es un Organismo Público Descentralizado cuyo objetivo es garantizar el bienestar del adulto mayor. En el puedes encontrar Clubes de la tercera edad y Centros Culturales en donde se ofrecen diferentes talleres para los adultos mayores y evitar el aislamiento social.

Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (SNDIF) Es un Organismo Público Descentralizado que tiene como objetivos principales promocionar la Asistencia Social y prestar servicios en ese campo. Como parte de la Asistencia Social puedes encontrar diferentes talleres y servicios destinados a especialmente a personas de la tercera edad para evitar el aislamiento social.

Artículos y Fuentes de Información

Manejo de los Síndromes Geriátricos Asociados a Complicaciones Postoperatorias. México: Instituto Mexicano del Seguro Social, 2013

Inmovilidad en el Adulto Mayor.

Tratamiento del Síndrome de Inmovilidad del Adulto Mayor.

Efectos del reposo prolongado en adultos mayores hospitalizados.

Síndrome de Inmovilidad.

Te podría interesar

Instituciones de Ayuda al Adulto Mayor

Recibe novedades para el adulto mayor