Go to top

Valores Normales de Presión Arterial en Adultos Mayores

Cuando envejecemos, el cuerpo presenta la disfunción progresiva de varios órganos. En el sistema cardiovascular podemos encontrar estos cambios a nivel fisiológico y estructural en los vasos sanguíneos, el corazón o sus válvulas. Todos estos cambios generalmente se traducen en alteraciones de los valores normales de la presión arterial.

Una alteración de estos valores puede deberse a distintas causas y representar un riesgo en la salud. Por eso, es importante identificar los signos y síntomas, para tomar las medidas necesarias. 

Si te interesa saber más, en este artículo conocerás sobre qué indica la presión arterial, cómo se mide, cuál es la presión normal de una persona adulta y los síntomas más comunes en caso de una variación.

¿Qué es la Presión Arterial?

Cada vez que el corazón late, bombea sangre hacia las arterias, la fuerza de ésta al ser empujada contra las paredes de las arterias se llama Presión Arterial.

Esta medición se realiza con un baumanómetro y arroja un valor compuesto por dos números, por ejemplo 120/80 mmHg. El número mayor es la Sistólica o la presión máxima que ejerce el corazón al latir, mientras que el número menor es la Diastólica o la presión en las arterias entre un latido y otro.

que es la presión arterial valores normales de presion arterial

¿Qué se considera presión normal?

La presión arterial normal es un rango de presión que se establece en base a una serie de estudios en los cuales se comparan los valores de presión de un grupo grande de personas. Los valores normales de presión arterial rondan los 120/80 mmHg, que son en teoría las presiones ideales. Sin embargo, los valores de presión arterial siempre tienden a variar de persona a persona, por ende, un adulto mayor que presente una variación de la presión respecto a los demás, no debe considerarse precisamente anormal.

En una persona mayor, los valores de la presión sistólica tienden a ser un poco más elevados que la media de adultos jóvenes. Esto se debe a que con el paso del tiempo, las arterias tienden a ser menos elásticas, y por ende, no amortiguan eficazmente las presiones altas (la presión que se produce durante la eyección del corazón).  Sin embargo, cuando los valores de presión arterial sistólica superan los 140 mmHg y los de la presión diastólica, 90 mmHg, la persona debe ser considerada hipertensa y por ende, requiere tratamiento.

Entendiendo que la prevalencia de hipertensión arterial en adultos mayores supera el 60% de la población, es común que la presión en estas personas, si no tienen tratamiento adecuado, sea elevada.

¿Cuáles son los Valores Normales de Presión Arterial en Adultos Mayores?

De manera general, la presión arterial normal por edad es la siguiente:

Edad Rangos de presión arterial normal
Jóvenes (entre 17 y 24 años) 120/60 – 130/85 mmHg
Adulto joven (entre 25 y 59 años) 110/70 – 155/98 mmHg
Adulto mayor (más de 60 años) 115/90 – 160/100 mmHg

Estas diferencias se deben a que conforme envejecemos los vasos sanguíneos se endurecen propiciando un aumento de la presión arterial. Este endurecimiento, también llamado arteriosclerosis, se da por la calcificación de las arterias con el paso del tiempo. Sin embargo, como ya recalcamos, cualquier persona que tenga más de 140 mmHg para la presión sistólica, y 90 mmHg para la diastólica, debe ser considerada hipertensa.

Recomendaciones para una toma de presión óptima:

  • No haber ingerido alimentos o medicamentos por lo menos media hora antes de la medición.
  • Siempre hacer la medición a la misma hora.
  • No es recomendable hacer la medición si tiene poco tiempo el adulto mayor de haberse despertado.
  • Estar sentado por lo menos 5 minutos. Aunque puede ser más tiempo, si el adulto mayor tiene problemas cardiorrespiratorios y se agita con facilidad, deberá esperar a estar totalmente calmado.
  • Dar dos respiraciones profundas antes de comenzar a tomar la presión.
  • En el caso de necesitar hacer una curva de presión arterial, para el diagnóstico de la hipertensión, durante 5 días seguidos se debe tomar la presión dos veces al día. Siempre a la misma hora y con las condiciones antes mencionadas.

¿Qué sucede cuando los Valores de la Presión Arterial están alterados?

Como hemos mencionado antes, la presión arterial óptima de un adulto mayor debe estar entre 115/90 – 160/100 mmHg. Cuando los valores están por encima de éstos, se le conoce como Hipertensión y si son menores, como Hipotensión. 

Es importante llevar un control periódico de este parámetro, para saber si una persona cuenta con los valores normales de presión arterial. Esto puede hacerse de forma regular y en casa con un baumanómetro. Te invitamos a conocer más sobre este instrumento y encontrar diferentes opciones.

Cada uno de estos padecimientos tiene sus causas específicas, síntomas, tratamiento y sus consecuencias. En los adultos mayores es más común que padezcan Hipertensión Arterial, sin embargo hay una pequeña población que padece de Hipotensión. Entre las personas mayores que llevan un tratamiento farmacológico para la Hipertensión es frecuente que se presenten episodios de Hipotensión. Sobre todo cuando toman una combinación de fármacos antihipertensivos.

¿Qué es la Hipotensión Arterial?

La Hipotensión Arterial es una disminución de los valores normales de la Presión Arterial, por lo regular se tienen mediciones de 90/60 mmHg, aunque pueden existir mediciones bajas potencialmente mortales. La mayoría de las personas experimentan síntomas como:

  • Debilidad.
  • Mareos.
  • Aturdimiento.
  • Desmayo.
  • Náuseas, entre otros.

La Hipotensión puede presentarse como una disfunción, en la que los vasos sanguíneos han perdido la capacidad para mantener una presión constante, o como efecto secundario a medicamentos con efecto hipotensor.

En México se estima una prevalencia de 20% de hipotensión ortostática en adultos mayores de 65 años, 30% en mayores de 75 años y del 50% de adultos mayores que viven en asilos y casas de asistencia.

¿Cuáles son las causas de la Hipotensión Arterial?

Existen diferentes causas por las que un adulto mayor puede presentar valores anormalmente bajos de Presión Arterial, entre los que podemos destacar:

  • Anemia. Es muy común entre los adultos mayores una dieta pobre por diferentes factores como económicos, falta de dentición, entre otros, que pueden provocar una mala nutrición y tener como consecuencia anemia.
  • Problemas del corazón. Parte de la población de adultos mayores padecen insuficiencia cardíaca, problemas en la válvula del corazón o infarto al miocardio lo que podría estar provocando hipotensión.
  • Problemas endocrinos. Niveles bajos en sangre (hipoglucemia), en algunas ocasiones diabetes y problemas tiroideos pueden favorecer la hipotensión.
  • Síncope Vasovagal. También llamado Síncope neurocardiogénico es el descenso abrupto de la frecuencia cardíaca y de la presión arterial, por lo que el flujo sanguíneo hacia el cerebro disminuye y el adulto mayor se desmaya. Generalmente se presenta en situaciones de estrés y ansiedad. Entre sus principales síntomas están: aturdimiento, visión de túnel, piel pálida, sudor frío, visión borrosa y náuseas.
  • Medicamentos. Algunos medicamentos que suelen tomar los adultos mayores para tratar alguna condiciones, tienen como efecto secundario una baja de presión arterial. Entre los medicamentos que con efecto hipotensor podemos encontrar: diuréticos, antidepresivos (doxepina, imipramina), propanolol, sildenafil, entre otros.

Tipos de Hipotensión Arterial

Cuando las causas de la Hipotensión Arterial no corresponden a ninguna de las antes mencionadas, podemos clasificar dos tipos de Hipotensión: Ortostática y Posprandial. Ambas tienen síntomas similares como mareo, aturdimiento y desmayos, pero sus causas son diferentes.

Hipotensión Ortostática

Es un descenso abrupto de la presión cuando una persona se pone de pie después de estar sentado o acostado. Es un tipo de Hipotensión muy común entre los adultos mayores que se recuperan de lesiones, cirugías o enfermedades, por lo que han pasado demasiado tiempo en reposo en cama. Sus principales síntomas son mareo, aturdimiento e incluso desmayos.

Hipotensión Posprandial

Es el descenso abrupto de la presión después de ingerir alimentos. Es muy común entre los adultos mayores que padecen de Hipertensión Arterial. Después de comer la frecuencia cardíaca aumenta y algunos vasos sanguíneos se contraen para mantener una presión arterial normal. Sin embargo, en algunas personas esto no sucede, lo que ocasiona que la presión arterial baje. Sus síntomas principales son mareos, caídas y desmayo.

La reducción de la presión diastólica por debajo de los 65 mmHg está relacionada con un incremento de riesgo de evento cardiovascular isquémico, infarto al miocardio y mortalidad.

¿Cuál es el tratamiento de la Hipotensión Arterial?

Al ser un problema transitorio, su tratamiento se basa en el control de los síntomas. No existe un tratamiento farmacológico en específico para tratar la Hipotensión Arterial. Dependiendo de su causa serán las medidas que el adulto mayor deba tomar: si la causa es un medicamento, se debe ajustar la dosis de éste; cuando es causada por cambiar de posición, el adulto mayor debe incorporarse lentamente; comer cantidades pequeñas si la hipotensión se presenta después de ingerir alimentos.

¿Qué es la Hipertensión Arterial?

La Hipertensión Arterial Sistémica es cuando los valores normales de la presión arterial se encuentran por encima de ese rango y se diagnostica cuando es mayor de 140/90 mmHg en tres mediciones, tomadas correctamente en al menos dos días diferentes. Es un padecimiento de múltiples causas. Para poder diagnosticar a un adulto mayor como Hipertenso, se debe tomar la presión arterial en ambos brazos por lo menos dos días diferentes, a la misma hora.

Recomendaciones para las Personas con Hipertensión Arterial:

  • Se recomienda mantener un peso saludable respecto a edad y estatura.
  • Mantener un Índice de Masa Corporal (IMC) entre 18.5 y 24.9 reduce el riesgo de padecer Hipertensión Arterial.
  • Seguir un plan de alimentación con un consumo alto de frutas y verduras y bajo en grasas saturadas.
  • Reducir el consumo de sal, así como evitar adicionar sal a los alimentos ya preparados. Quitar los saleros de la mesa puede ayudar a reducir su consumo.
  • Disminuir la ingesta de café y otros productos altos en cafeína.
  • Evitar el consumo de tabaco.

¿Cuáles son los síntomas de la Hipertensión Arterial en Adultos Mayores?

La Hipertensión Arterial es mejor conocida como el “asesino silencioso” debido a que por lo regular no presenta síntomas hasta que ha afectado algún órgano. Sin embargo, entre los síntomas más comunes que se presentan podemos encontrar los siguientes:

  • Dolor de cabeza.
  • Dolor de nuca.
  • Náuseas.
  • Zumbido en los oídos.
  • Visión doble o borrosa.
  • Dificultad para respirar.
  • Dolor en el pecho.

Tipos de Hipertensión Arterial

La Hipertensión Arterial tiene dos causas principales: puede ser derivado de padecimientos preexistente o ser el resultado del estilo de vida: hábitos alimenticios, estrés, privación de sueño, ansiedad son los más comunes. Podemos identificar dos clasificaciones de Hipertensión Arterial según las causas antes mencionadas: Primaria y Secundaria.

Hipertensión Arterial Primaria

Es el tipo de Hipertensión más común entre las personas jóvenes, aunque también se dan casos en personas de la tercera edad. Se clasifica así cuando no existe como antecedente un padecimiento de salud que pueda estar causando la alteración de los Valores Normales de la Presión Arterial. Su origen puede estar en el estilo de vida, hábitos alimenticios o en los cambios fisiológicos que se presentan junto con el envejecimiento.

Hipertensión Arterial Secundaria

Este tipo de Hipertensión Arterial es la más común entre la población de adultos mayores. Se denomina secundaria cuando existe una enfermedad preexistente o por el consumo de algún medicamento que esté causando alteraciones en los Valores Normales de la Presión Arterial.

La Hipertensión Arterial es multifactorial, dentro de la Valoración Geriátrica Integral se recomienda investigar todas las causas posibles de la hipertensión secundaria en adultos mayores de 60 años. Entre las causas más frecuentes de la hipertensión arterial en adultos mayores podemos encontrar:

  • Problemas renales como enfermedad renal primaria, aguda o crónica; nefropatía isquémica; insuficiencia renal.
  • Problemas pulmonares como enfermedades autoinmunes, artritis o esclerodermia, coágulos sanguíneos o insuficiencia cardiorrespiratoria.
  • Problemas cardiacos como insuficiencia, hipertrofia ventricular izquierda, enfermedad isquémica concomitante o aterosclerosis
  • El uso de fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), antidepresivos, estimulantes de SNC, descongestionantes nasales, glucocorticoides y medicamentos que contengan cafeína.

Factores de Riesgo:

  • Los hombres son más propensos a sufrir Hipertensión Arterial.
  • Mujeres mayores de 65 años y hombres mayores de 55 años.
  • Tabaquismo.
  • Valores anormales de glucosa en ayuno 102-125 mg/dl.
  • Obesidad, tener IMC mayor a 30.
  • Antecedentes familiares de Enfermedad Cardiovascular (ECV).
  • Padecer Dislipidemia: Colesterol total por encima de 190 mg/dl y triglicéridos mayor a 150 mg/dl.

Grados de Hipertensión Arterial

Dependiendo de qué tan alterados estén los Valores Normales de la Presión Arterial, podemos clasificar la Hipertensión en tres diferentes grados: 1 leve, 2 moderado y 3 grave.

Prehipertensión Arterial

Cuando se encuentran Valores alterados que van de 130-139 mmHg para la sistólica y 85-89 mmHg para la diastólica. Este grado únicamente aplica para las personas jóvenes. Los adultos mayores suelen estar en este rango de presiones debido al endurecimiento de los vasos sanguíneos, lo que conlleva a que naturalmente se eleve la presión arterial a medida que envejecemos.

Hipertensión Arterial Grado 1

Cuando se encuentran Valores alterados que van de 140-159 mmHg para la sistólica y 90-99 mmHg para la diastólica. El tratamiento de este grado de hipertensión corresponde a un cambio de estilo de vida y de hábitos, únicamente al no disminuir la presión arterial se inicia con tratamiento farmacológico.

Hipertensión Arterial Grado 2

Cuando se encuentran Valores alterados que van de 160-179 mmHg para la sistólica y 100-109 mmHg para la diastólica. A partir de este este grado se debe iniciar el tratamiento farmacológico además de implementar un plan nutricional y cambio de hábitos.

Hipertensión Arterial Grado 3

Cuando se encuentran Valores alterados ≥180 mmHg para la sistólica y ≥110 mmHg para la diastólica. Generalmente en este grado se ven afectados otros órganos como riñones, corazón e incluso los ojos.

Hipertensión Sistólica Aislada

Cuando se encuentran Valores alterados ≥140 mmHg para la sistólica y <90 mmHg para la diastólica. Este tipo de Hipertensión es la más común entre los adultos mayores, debido a la pérdida de la elasticidad de los vasos sanguíneos con aterosclerosis progresiva. Con Hipertensión Sistólica Aislada se tiene 2 o 4 veces más riesgo de sufrir infarto al miocardio, hipertrofia ventricular izquierda, mortalidad cardiovascular y disfunción renal. Se estima que el 87% de los adultos mayores hipertensos padecen este tipo de hipertensión.

¿Cómo se diagnostica la Hipertensión Arterial?

Para poder detectar Valores anormales de Presión Arterial es necesario hacer una medición periódica de la misma. Valores por encima de 140/90 mmHg, sugieren la presencia de Hipertensión Arterial. Además se deben realizar exámenes de sangre para conocer las causas y descartar posibles enfermedades que podrían estar causando la alteración de los valores. Estos exámenes incluyen: Citometría hemática, química sanguínea, electrolitos séricos, ácido úrico, perfil de lípidos, colesterol total, triglicéridos y examen general de orina (EGO).

Principales síntomas de la Hipertensión Arterial:

  • Dolor de cabeza.
  • Zumbido de oídos.
  • Náuseas.
  • Visión borrosa.

Es recomendable que el adulto mayor se realice un Electrocardiograma (ECG) para descartar hipertrofia ventricular o bloqueo. El estudio Holter MAPA (Monitorización Ambulatoria de la Presión Arterial) es un de gran ayuda en los casos en que los valores obtenidos en la toma de Presión Arterial en casa no coincidan con los obtenidos en el consultorio o cuando se tiene sospecha de hipertensión nocturna causada por daño renal. También se recomienda realizar una placa de tórax como parte del protocolo de diagnóstico.

¿Cuáles son las consecuencias de la Hipertensión Arterial?

Cuando no se brinda un tratamiento oportuno y adecuado a la Hipertensión Arterial puede provocar otros problemas de salud relacionados a ésta:

  • Estrechamiento de las arterias.
  • Dilatación del ventrículo izquierdo.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Aneurismas en cualquier parte del cuerpo.
  • Insuficiencia renal.
  • Cicatrización renal.
  • Deterioro cognoscitivo leve.
  • Accidente cerebrovascular.
  • Daño al nervio óptico.
  • Daño a los vasos sanguíneos de los ojos.

¿Cuál es el tratamiento de la Hipertensión Arterial?

El tratamiento para la Hipertensión Arterial consta de diferentes fármacos, dependiendo de la condición y padecimientos actuales del adulto mayor y de un cambio en el estilo de vida y hábitos.

Tratamiento farmacológico

Cuando un adulto mayor presenta elevación de la Presión Arterial por encima de los 160 mmHg se debe iniciar tratamiento farmacológico. Aunque existen diversos medicamentos para tratar la Hipertensión Arterial, en pacientes de la tercera edad son recomendados los fármacos de primera línea, como los diuréticos y los calcio bloqueadores, que no sean beta-bloqueadores. La meta es conseguir que el adulto mayor tenga una presión arterial sistólica menor a 140 mmHg y una presión arterial diastólica no menor a 65 mmHg.

tratamiento Farmacologico para tener valores normales de presion arterial

Los fármacos de primera línea que se utilizan para el tratamiento de la Hipertensión Arterial en personas de la tercera edad son los diuréticos y Calcio Bloqueadores:

Diuréticos:

  • Tiazídicos: Clortalidona, Hidroclorotiazida.
  • De asa: Furosemida.

Calcio Bloqueadores:

  • No Dihidropiridínicos: Diltiazem, Verapamilo.
  • Dihidropiridínicos: Nifedipino, Amlodipino, Felodipino.

Tratamiento no farmacológico

Como parte del tratamiento no farmacológico se deben hacer cambios en el estilo de vida, tanto en alimentación como en ejercicios. Se recomienda la ingesta de sodio de 1.3 mg/día en personas de 50 a 70 años y 1.2 mg/día en personas mayores de 70 años. La ingesta de sal se debe limitar a 5-6 grs por día y disminuir a sólo 3 grs. Cerca del 80% del consumo de sal diario se encuentra en productos industrializados, por ello se debe limitar su consumo.

Mantener un peso adecuado con un IMC de 25 es muy recomendable. Adoptar un plan alimenticio rico en frutas, verduras, fibra dietética y soluble, lácteos reducidos en grasa, granos enteros y proteínas de origen vegetal. Realizar actividades físicas aeróbicas, como caminar o trotar si sus condiciones se lo permite, durante 30 minutos por 5 o 6 días a la semana.

 

Recomendaciones alimenticias para Hipertensos:

  • Comidas y condimentos bajos en sal.
  • Frutas y verduras frescas en lugar de aperitivos y alimentos salados.
  • Consumir entre 300 -400 grs de frutas y verduras.
  • Vegetales frescos, congelados o enlatados sin sal añadida.
  • Aves, pescados y cortes de carne delgado sin grasa.
  • Pescado al menos dos veces por semana.
  • Evitar los enlatados, ahumados o procesados.
  • Desayunar cereales bajos en sodio.
  • Evitar el consumo de arroz instantáneo y comidas precocidas como pastas y sopas.
  • Limitar el consumo de salas soya, teriyaki, inglesa, catsup y mostaza.

¿Qué es una crisis Hipertensiva?

La Crisis Hipertensiva es un aumento súbito de la presión arterial, puede provocar un accidente cerebrovascular y dañar los vasos sanguíneos. Se considera una Crisis Hipertensiva cuando la presión arterial supera los 180/120 mmHg. Los síntomas más comunes de la Crisis Hipertensiva son:

  • Dificultad para respirar.
  • Ansiedad.
  • Dolor intenso de cabeza.
  • Dolor de pecho intenso.
  • Visión borrosa.
  • Náuseas y vómitos.
  • Convulsiones.

Cuando se presentan estos síntomas se debe acudir de inmediato al hospital más cercano para su atención médica. El médico realizará pruebas para descartar daño en algún órgano blando debido al aumento excesivo de la presión arterial. También evaluará al adulto mayor para decidir cuál es el tratamiento a seguir.

¿Necesitas más Información o Ayuda?

Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (INAPAM) Es un Organismo Público Descentralizado cuyo objetivo es garantizar el bienestar del adulto mayor.

Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Es una Institución de Gobierno Federal dedicada a brindar servicios de salud y seguridad social a la población con afiliación al Instituto. En el puedes encontrar GeriatrIMSS que proporciona atención integral al adulto mayor mediante atención especializada.

Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades. Es el Órgano Desconcentrado de la Secretaría de Salud encargado de conducir e implementar proyectos para la prevención de enfermedades. En el puedes encontrar el Programa de Salud en el Adulto y en el Anciano.

Sociedad Mexicana de Hipertensión. En ella encontrarás información que te puede ser útil para entender la enfermedad y sus síntomas.

Artículos y fuentes de Información

Diagnóstico y tratamiento de la Hipertensión Arterial en el adulto mayor.

¿Qué es la hipertensión arterial?

Hipertensión Arterial en el Anciano.

Peligros sobre la Hipertensión: Efectos de la Hipertensión sobre tu cuerpo. Mayo Clinic.

Hipotensión Ortostática en Adultos Mayores.

Síncope Vasovagal. Mayo Clinic.

Te podría interesar

Instituciones de Ayuda al Adulto Mayor

Recibe novedades para el adulto mayor