Go to top

Síntomas de Artritis en el Adulto Mayor

La artritis es la condición en la que las articulaciones se inflaman, provocando dolor y rigidez para aquellos que la padecen. Esta es una de las enfermedades más comunes en la tercera edad y en este artículo te contaremos sobre ella, sus causas, cómo identificarla y algunas recomendaciones para cuidar de un adulto mayor con artritis.

¿Qué es la Artritis?

La artritis es cuando las articulaciones se encuentran inflamadas. Esto puede originarse por diferentes causas, desde infecciones, enfermedades crónicas e incluso el desgaste normal al llegar a la tercera edad. Debido a sus síntomas puede llegar a generar un tipo de limitación. Aunque se puede presentar en cualquier articulación, las manos es el lugar más común.

Tipos de Artritis

  • Osteoartritis. Es la más común y está muy relacionado con el envejecimiento. Se presenta más comúnmente en manos, rodillas, la columna o la cadera. En este caso, el cartílago se desgasta, por lo que se genera una fricción entre los huesos involucrados pudiendo causar un daño irreversible.
  • Reumatoide. Este tipo de artritis es provocada por una enfermedad autoinmune, en donde los anticuerpos del organismo atacan estos tejidos. Además de causar problemas en articulaciones, puede provocar daños en otras partes.
  • Artritis infecciosa. En este caso, la inflamación es causada por una infección en la articulación, ya sea por bacterias, virus o algún hongo. Además de los síntomas comunes de la artritis, puede venir acompañada de fiebre y dificultad para mover la articulación afectada.
  • Gota. La gota es cuando las articulaciones se ven inflamadas por un exceso y acumulación de ácido úrico en la sangre. Esto puede deberse a una excesiva producción de este ácido en el cuerpo o por una disminución en su eliminación.
  • Artrosis. En el caso de la artrosis, la causa del dolor y la inflamación es debido a que hay un desgaste degenerativo del cartílago, provocando el roce de los huesos.

¿Cómo reconocer los síntomas de Artritis?

La artritis en las manos es la más común y tiende a tener una mayor incidencia mujeres que en hombres. Debido a que hay diferentes tipos de artritis los síntomas pueden variar, sin embargo, los más comunes son:

  • Hinchazón o inflamación de la articulación.
  • Rigidez, reduciendo los ángulos de movimiento.
  • Deformación, cuando se encuentra en un estado muy avanzado y comienzan a verse protuberancias.
  • Dolor, tanto en movimiento como en reposo.

Estos signos pueden notarse fácilmente, ya que producen una limitación y dolor hasta para las actividades más básicas, por ejemplo, sostener un objeto, tratar de amarrar los cordones del zapato o los cubiertos para comer.

¿Qué son los Nódulos de Heberden y Bouchard?

Los nódulos de Heberden y Bouchard son bultos de gran tamaño, que aparecen en las articulaciones de los dedos. Los de Heberden, se encuentran en la zona cercana a la punta de los dedos, mientras que los de Bouchard se encuentran en las articulaciones medias. Generalmente, se presentan cuando el paciente cursa con artrosis y más frecuentemente en mujeres, entre los 40 y los 70 años.

Se encuentran en ambas manos, y producen cierta limitación de la movilización de la articulación. El tamaño de estos nódulos varía desde 1 hasta los 10 centímetros.

¿Cuáles son las Causas de los Nódulos de Heberden y Bouchard?

Estos nódulos son signos claros de un paciente con artritis reumatoidea. La principal causa de esta afección es la osteoartritis. El cual es el principal actor desencadenante. Además, existen lesiones en los dedos que pueden provocar la aparición repentina de dichos nódulos.

Síntomas de los Nódulos de Heberden y Bouchard

Los nódulos de Heberden y Bouchard inician de manera repentina en un dedo que, poco a poco, se va esparciendo a los demás. Comienza con un enrojecimiento y dolores en la articulación. Luego de ello, se empieza a notar el aumento de tamaño y progresivamente disminuye el dolor. Una vez instaurados, los nódulos generan cierta  sensación de torpeza.

El diagnóstico de la Artritis

El primer diagnóstico puede hacerse desde los primeros malestares, sin embargo, es necesario una consulta de un especialista para obtener el diagnóstico definitivo.

Además de la historia clínica, es decir, los síntomas por parte del adulto mayor, el tiempo transcurrido desde que inició o si hay alguna causa que lo predisponga, existen pruebas para confirmar que se trata de artritis, entre ellas:

  • Radiografías
  • Tomografía
  • Resonancia magnética
  • Ecografía
  • Análisis del líquido sinovial
  • Pruebas de sangre

El tratamiento de Artritis

Si la causa es el desgaste natural o artritis reumatoide, no existe una cura, sin embargo hay tratamientos que pueden ayudar a llevar una vida normal disminuyendo las principales molestias como el dolor, la inflamación y la rigidez.

Entre estos se encuentra la toma de medicamentos como analgésicos para el dolor y los antiinflamatorios, así como la terapia física y rehabilitación, dependiendo el grado en el que se encuentre la enfermedad. Otros remedios que ayudan a sobrellevarla es el uso de terapias de calor, medicamentos tópicos como pomadas e incluso el uso de férulas en caso de una deformidad severa.

Cómo cuidar a un adulto mayor con Artritis

Si te encuentras a cargo de un adulto mayor con artritis, te daremos algunas recomendaciones para mejorar su calidad de vida:

  • Mantener una dieta saludable y balanceada.
  • Consumir omega 3 con glucosamina para preservar los cartílagos.
  • Mantener un chequeo médico con regularidad.
  • En caso de sobre peso u obesidad, controlar su peso con ayuda de un nutriólogo geriatra para reducir el impacto en las articulaciones.
  • Mantener una adecuada actividad física.
  • Utiliza compresas de gel o de semillas para aliviar el dolor.
  • Puedes facilitar su movilidad adaptando su hogar, sobre todo con barandales.
  • En caso de afectar a la marcha, utilizar productos para el soporte como bastones y andaderas.

Instituciones de Ayuda al Adulto Mayor

Recibe novedades para el adulto mayor